TOY STORY 3, EL MEJOR FINAL PARA NUESTROS JUGUETES FAVORITOS

 

Se acabó. Los primeros juguetes parlantes del cine ya no seguirán con más aventuras. Once años después de la segunda película de BuzzLightYear y el vaquero Woody, verdadero protagonista de la trilogía, Toy Story se despide con una película que no deja indiferente ni a pequeños ni a mayores. Una película de animación algo diferente, que empieza con una primera secuencia sencillamente maravillosa y que termina con la cuadratura del círculo, es decir, con la perfección en su historia. No es de extrañar, viniendo de las mentes privilegiadas de Pixar, que el malo de la película sea el personaje que menos lo parece en un principio, ni que haya dos sorpresas que hacen reír a todo el mundo, por ser algo totalmente disparatado en la imaginación de cualquier persona. Pero eso es la animación. Eso es Toy Story. La imaginación de las personas al servicio del cine, al servicio del espectáculo, del arte.

No es una saga que vaya a pasar a la historia por ser de las mejores, ni mucho menos. Pero pasará a la historia por crear un nuevo tipo de cine, con el que los niños empezaron a ver que sus juguetes podían hablar entre ellos, que un ogro (Shrek, de Dreamworks) podía salvar a la princesa de los cuentos, que los monstruos que nos asustan de pequeños en realidad están trabajando, y no quieren hacernos nada (Monstruos S.A., también de la factoría Disney-Pixar).

Pero volvamos a la película. En esta tercera parte, Andy se va a la Universidad, y decide dejar los juguetes en su casa, aunque por equivocación acaban en una guardería, donde serán recibidos con alegría por otros juguetes, como Ken o un oso amoroso llamado Lotso. Pero la guardería no es todo felicidad, como parecía en un principio. La aventura es escapar de allí y volver a su casa, para quedarse en el desván hasta que Andy vuelva de la Universidad y decida sacarlos de allí.

La tercera parte de Toy Story tiene muchos componentes bien comprimidos en algo menos de 90 minutos de duración. Una película emotiva que trae recuerdos a quienes vimos con unos diez años la primera parte. Una película emotiva para los niños que ven esta cinta ahora, con sus juguetes esperándolos en sus casas, sin saber qué será de ellos. Pero ahora esos niños sí sabrán lo que hacer. Si te haces mayor, no los tires. Pueden hacer feliz a otro niño, y así ellos mismos serán felices.

Rubén V.

Anuncios
Comments
One Response to “TOY STORY 3, EL MEJOR FINAL PARA NUESTROS JUGUETES FAVORITOS”
  1. paola dice:

    Tienes razón, esta película me trae varios recuerdos de mi infancia, es estupenda. Les sugiero ver películas en HBO pues tienen alta definición y un excelente audio, además de un amplio catálogo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: