El “mercadeo” NBA y los perjudicados

Se acaba el Lockout de la NBA y empieza el revuelo y el movimiento de jugadores de unos equipos a otros. Este mercadeo se produce siempre desde los meses de verano hasta el mes de febrero, cuando se cierra el periodo de traspasos, pero solo ha habido una ocasión en la que el lío que se ha armado ha llegado hasta España, cuando Pau Gasol fue traspasado desde Memphis a Los Ángeles, un proceso por el que ya se quejaron varios equipos al considerarlo un traspaso desproporcionado.

Ahora, casi todos los protagonistas repiten. Los Lakers se quieren deshacer de algunas de sus estrellas, ya se ha deshecho de Lamar Odom, y Pau entra en esas quinielas. Se le ha querido traspasar a Nueva Orleans y a Houston, donde durante una noche estuvo todo hecho en una operación a tres bandas. Pero resulta que aquí nos echamos las manos a la cabeza ante lo que consideramos un desprecio por un jugador nuestro. Sin ninguna duda, el mejor jugador de baloncesto de la historia de España.

Pero ¿por qué? ¿Acaso nadie sabe qué es la NBA? ¿Acaso nadie sabe cómo es el mercado de fichajes en los deportes estadounidenses? Nuestra mente nos lleva al mercado europeo, a los traspasos económicos donde el empleado importa más que la empresa, en este caso deportista y club respectivamente. Pero no nos dejemos engañar. Cuando Fernando Martín, Pau Gasol, Raúl López, José Manuel Calderón, Jorge Garbajosa, Juan Carlos Navarro, Rudy Fernández, Sergio Rodríguez, Marc Gasol y ahora Ricky Rubio han recalado en la NBA, todos sabíamos qué es lo que podía pasar.

No vi tanto desorden de opiniones cuando Sergio Rodríguez cambió de equipo dos veces, de Portland a Sacramento y de Sacramento a los Knicks de Nueva York, porque se entendió que era para mejorar. No hubo tantas vueltas a la palabra “mercadeo” cuando Gasol se fue de Memphis a los Lakers. Y no va a haber tanto escándalo con el caso de Rudy Fernández, que puede estar cerca de volver al Real Madrid sin haber entrenado siquiera con su nuevo equipo, Dallas Mavericks.

Pero es aparecer Pau Gasol en escena y parece que el mercado de la NBA es el demonio. Sí, los Lakers pueden equivocarse al querer deshacerse de Gasol para intentar fichar a Dwight Howard, cinco años más joven que el de San Boi, por otra parte. Pueden equivocarse si dan a uno de los mejores cuatros del mundo a un equipo puntero. Pero todo esto sin equivocarnos. La NBA siempre ha sido un negocio. Nunca miró los intereses del jugador. Ni cuando las cosas son muy bonitas ni cuando las cosas se ponen algo más feas, como es el caso ahora.

Rubén V. (@ruben_vm)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: