¿Por qué nos extraña Mourinho?

Como diría José Mourinho, entrenador del Real Madrid, dejémonos de hipocresías. En abril de 2010 a pocos les gustó lo que el portugués hizo con el Inter de Milán, a la postre campeón de Europa esa temporada, en el Camp Nou. A pocos nos gustó ver a Samuel Eto’o de lateral izquierdo en el Camp Nou. Si bien es cierto que Thiago Motta fue mal expulsado y aquello hizo que el equipo italiano tuviese que cerrarse más aún para hacer buena la diferencia de dos goles que traía del partido de ida, el no-fútbol que practicó aquel día fue insufrible, agotador para el espectador. Pero hay que reconocer una cosa: la única vez que jugó así fue ese día. En Portugal, su Oporto -campeón de UEFA y Champions- no era el New Team de Oliver y Benji pero no jugaba mal. Al Chelsea lo convirtió en un equipo muy duro en defensa y mortal -por velocidad y eficacia- al contragolpe. Y al Inter le dio vida a base de jugadores veteranos, con un juego irregular, a veces bueno, a veces malo.

El día que llegó al Real Madrid, mucha gente, aunque no lo dijesen, pensó que el conjunto blanco jugaría así: rácano, defensivo, viendo a Cristiano Ronaldo defender lo que hiciera falta. Un año y pocos meses después, nos sorprendemos -he de incluirme en la lista- al ver un equipo rápido, consistente en defensa, casi siempre bien colocado y que sabe tocarla rápido para llegar al área rival en un ‘pis pas’ y hacerle un roto. Pero lo que parece extrañar a todos -y aquí no me incluyo- es la actitud de José Mourinho. Pero no hay para qué.

El 6 de octubre de 1996, cuando Mourinho era segundo entrenador del Fútbol Club Barcelona, el diario Mundo Deportivo le hizo una entrevista en profundidad, de donde se pueden sacar muchos datos ahora visibles. Por ejemplo, del fútbol inglés dice que es “muy esteriotipado” y que “siempre juega a lo mismo”. Como entrenador, Mourinho se define “ambicioso, organizado, espontáneo y el peor perdedor del mundo”, y añade que es un “admirador” de Cruyff. Curioso esto último, puesto que el holandés en abril de este año le llamó “entrenador de títulos” y el portugués le contestó que “hace poco días alguien me llamó un entrenador de títulos y no un entrenador de fútbol, gracias porque me gusta”. Le dio alas.

También produce curiosidad ver que en su día Mourinho se esforzó por aprender catalán. Hace unas semanas veíamos cómo le pedía a un periodista catalán, tras la victoria blanca en Cornellá-El Prat, que le preguntase en castellano, pero en 1996 dijo que “a mí me encantaría estar en Lisboa y que un entrenador catalán que estuviera trabajando en mi país hablara en portugués. Para mí es un gesto de respeto”. Toda la razón. Hay que aclarar también que el periodista no se molestó en absoluto cuando Mou le contestó, y que es lógico puesto que él es el entrenador del Real Madrid, aunque en ningún caso se les pide preguntar en castellano a los periodistas ingleses o portugueses.

Dos días más tarde de aquella entrevista a Mundo Deportivo, el entonces seleccionador brasileño, Mario Zagalo, convocó a Ronaldo para la selección carioca, que disputaba un partido justo el mismo día que el Barça se la jugaba frente al Estrella Roja en la Recopa, pero, en cambio, liberó a Jardel, delantero del Oporto en aquella época, ya que el conjunto luso disputaba un partido de la liguilla de Champions. Mourinho, cabreado por ello, dijo que a Zagalo “cuando era niño, le regalaron una camiseta del Oporto”. Y ya se quejó del sistema: “Jugamos la Supercopa en La Peineta sin cinco o seis jugadores. En el primer partido de Liga en Oviedo, algunos llegaron el mismo día. Ahora jugaremos contra el Compostela así. Después, ante el Estrella Roja sin Ronaldo”. Nadie en Barcelona le llamó llorón, ‘Llourinho’ ni nada parecido porque defendía sus intereses.

En esa entrevista del 6 de octubre de 1996, Mourinho dejó dos respuestas que hoy se convertirían en perlas. A la pregunta de si ya odiaba al Madrid, el técnico portugués contestó que “no odio al Madrid, pero ya sé que en esto del fútbol es mi enemigo”. Y sobre el ahora entrenador del Barcelona, Mourinho señaló que “con la pelota, Guardiola es grande, de lo mejor del mundo”. José Mourinho. Un día querido y al siguiente odiado.

Rubén V. ( @ruben_vm )

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: