Adiós Alessandro

A punto de cumplir los 37 años -lo hará el 9 de noviembre-, el máximo estandarte de la Juventus de Turín, Alessandro del Piero, se marchará al finalizar la temporada, según ha dicho el presidente del propio club, Andrea Agnelli. Del Piero, tras 17 temporadas y 15 títulos con su Juve del alma, se marchará rumbo a no se sabe dónde, aunque ahora empiezan las apuestas y parece que la Premier inglesa podría ser el camino elegido por el de Conegliano.

Del Piero pertenece a esa categoría de jugadores que nacieron a mediados de los 70 para deleitarnos en los 90 con un fútbol impasible, inteligente, como si todo fuera tan fácil como correr solo con un balón. Llegando del Padova, del Piero se hizo un hueco en la Juventus en la 93-94, aunque jugó menos de la mitad de los partidos. 19 años y ya se le veía el desparpajo de un chico con ansias de querer ganarlo todo. A la temporada siguiente, el gran Alessandro ya sería titular -por la lesión de Roberto Baggio- de un equipo que ganó el Calcio y que empezaría a marcar un ritmo espectacular en el segundo lustro de los 90, siendo la mejor Juventus de la historia.

La siguiente temporada fue clave en su vida deportiva. La Juve decidió vender a Roberto Baggio, su gran estrella, y confiar en él, en su nuevo ’10’. Ese año se enfrentó por primera vez en su vida a otro jugador que ha acabado en la memoria de todos: Raúl González. Fue en los cuartos de final de la Champions League, y tras una victoria por un gol a cero del Real Madrid en el Bernabéu, la Juve remontó en Delle Alpi y consiguió el pase a semifinales. Ahí se vieron las caras con el Nantes, con quien acabaron pasando algunos apuros, y llegaron a la final frente al que era el actual campeón de Europa en ese momento: el temible Ajax de Amsterdam.

Con el estadio Olímpico de Roma lleno, el 22 de mayo de 1996, del Piero ganaba su primera, y a la postre única, Champions League, la segunda de la Juve, 11 años más tarde de la primera. El partido comenzó con un tempranero gol de Ravanelli, pareja de ataque de Gianluca Vialli, y sería empatado cerca del descanso por Jari Litmanen, dejando el marcador en el empate a uno con que se llegaría a los penaltis. Ahí, del Piero no lanzó ninguno de los cuatro tiros que necesitó la Juventus para ganar, ya que el Ajax falló dos (2-4 al final) y Alessandro se hizo con ese único entorchado europeo que brilla en su palmarés.

Al año siguiente, una gran remodelación del equipo turinés llevó a Zinedine Zidane, uno de los mejores futbolistas de la historia, a ser compañero de del Piero. Ellos dos llevarían la batuta para llegar a su segunda final consecutiva en Champions League, esta vez frente al Borussia Dortmund, aunque el equipo italiano no corrió la misma suerte. Tres a uno ganarían los alemanes, haciendo del Piero su único tanto en una final de Champions. Otras dos finales llegarían a su vida deportiva. La de la temporada 97-98 que venció el Real Madrid con un solitario gol de Pedja Mijatovic, y la de la temporada 2002-03 que ganaría el Milan por penaltis tras empatar a cero en los 120 minutos de partido.

El mejor y el peor momento de la vida deportiva de del Piero, al menos hasta ahora, llegaron el mismo año: 2006. El punto de inflexión. Tras ganar la Liga, del Piero jugó el Mundial de Alemania y lo acabó ganando junto a sus compañeros de selección frente a Francia en la tanda de penaltis. Y tras ello, a del Piero le tocó jugar en la Serie B por el descenso administrativo que sufrió la Juventus, tras amañar partidos en la temporada que acababa de vencer. Muchos se marcharon, pero otros, con grandes ofertas del fútbol europeo, decidieron quedarse, entre ellos del Piero, Buffon o Nedved, los grandes pilares de la Juventus en la última década.

Ahora, y de nuevo en la Serie A, a del Piero le toca decir adiós al equipo de su vida, equipo con el que ha ganado cinco veces la Serie A, una la Serie B, una Copa de Italia, una Champions League, una Intercontinental, una Supercopa de Europa y cuatro Supercopas de Italia entre otros muchos títulos. Pero donde realmente se ve lo gran futbolista que ha sido, y es, es mirando su palmarés individual: Trofeo Bravo 1996, Futbolista del año en Italia en 1998 y 2008, Golden Foot 2007, Caballero de la Orden al Mérito de la República Italiana en el 2000 y un largo etcétera. Pero si algo le falta a este jugador es lo que a otros muchos de su quinta: un Balón de Oro y un FIFA World Player. Al igual que otros como Raúl o Totti, del Piero no  ha ganado nunca la máximo distinción como jugador, aunque en el caso de del Piero es mucho más sangrante, puesto que jamás ha estado elegido entre los tres primeros, una situación que sí han vivido Raúl y Totti.

Se va del Piero de la Juventus, igual que hizo Raúl hace poco más de un año del Real Madrid tras toda su vida en el conjunto blanco. No se ha retirado del fútbol aún, pero para muchos lo parece. Cuando lo haga, el fútbol sentirá que les debe algo. Un trocito de historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: