HISTORIA DE UN BESO

 

Un beso. Un beso puede significarlo todo o nada. Algo parecido es lo que debió pensar un desconocido marine allá por Agosto de 1945. Con motivo del fin de la Segunda Guerra Mundial, el 15 de Agosto -14 en determinados lugares por la diferencia horaria- multitud de personas se echaron a la calle para celebrarlo. He aquí el porqué de tan efusiva idea. Nuestro anónimo amigo se dedicó a repartir besos a todas aquellas mujeres, grandes y pequeñas, que encontraba a su paso por la abarrotada Times Square de Nueva york.

 

Resulta, que en el momento oportuno en el que Alfred Eisenstaedt apretaba el botón de su ‘Leica’, pasaba por allí una enfermera. Por lo tanto y ante tal premisa hallamos la conjunción perfecta;  marine + enfermera + pose espectacular + Eisenstaedt  igual a la fotografía que dio la vuelta al mundo.

Vayamos por partes. Del marine y su historia ya hemos hablado. Su identidad es algo que no se conoce con total seguridad, por lo tanto y para mayor misterio seguimos manteniéndolo en el anonimato.

La enfermera es Edith Shain. Por entonces tenía 27 años y trabajaba en el Doctor´s Hospital de Nueva York, razón por la que llevaba el uniforme en ese instante. Ella misma relató el momento “el muchacho me agarró y yo cerré los ojos. Le dejé besarme porque había estado en la guerra, luchando por todos nosotros y me sentí feliz de hacerlo. Después me dejó sola y me marché”.  De la pose espectacular, poco que hablar. Dicen que una imagen vale más que mil palabras, juzguen ustedes mismos. Sin embargo les daré una pista, la pierna levantada de la joven resultó un fenómeno en la época y  también tiempo después.  El artífice de todo este cóctel fue el ya citado Alfred Eisenstaedt. Fotógrafo que trabajaba para la revista The Life, en la que la instantánea se publicó como portada una semana después.

La suma de tales factores tuvo como resultado ‘Rendición Incondicional’, la fotografía con el beso más famoso hasta la actualidad. Un momento especial que este año  ha celebrado su 65º Aniversario. Y por ello en Agosto, se inauguró en la céntrica plaza de Nueva York una estatua de casi 8 metros de altura, donde a partir de entonces se reunirán todas aquellas parejas que estén dispuestas a besarse el famoso V-J Day (el Día de la Victoria sobre Japón).

Las curiosidades no acaban aquí, y es que el mismo instante fue inmortalizado por Victor Jorgensen, periodista de la Marina de EE.UU. ‘Adiós a la guerra’, así fue titulada, se publicó en The New York Times al día siguiente. En ella se muestra la misma imagen tomada desde un ángulo diferente y con una perspectiva más cercana.

Pero, ¿por qué estas fotografías han causado tanta expectación por un beso?. Sólo es un beso. Un beso que celebró el final de una guerra Mundial. Un beso que significó la rendición incondicional. Un beso que hoy une a las parejas. Porque al fin y al cabo, un beso puede significarlo todo o nada.

Esther M.G

Anuncios
Comments
One Response to “HISTORIA DE UN BESO”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. La pagina de tu Blog se ha actualizado…

    [..]Articulo Indexado Correctamente en la Blogosfera de Sysmaya[..]…



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: