EL 15 DE OCTUBRE SE CELEBRAN LOS 70 AÑOS DE ‘EL GRAN DICTADOR’

 

 “Si hubiera tenido conocimiento de los horrores de los campos de concentración alemanes, no habría podido rodar la película”.  Sir Charles Spencer Chaplin Jr. dixit. La película de la que habla es ‘El Gran Dictador’, la primera película en la que se pudo escuchar su voz, y seguramente la más importante dentro de su cinematografía. Esta semana hace 70 años que se estrenó en Nueva York, un 15 de octubre, The Great Dictator, nombre original de la cinta. En ella, el genio inglés se burlaba deliberadamente del fascismo y el nazismo, esas dictaduras que estaban en su punto más álgido al otro lado del charco (Chaplin vivía en Estados Unidos desde hacía muchos años.

El estreno de la película se demoró mucho en el  resto del mundo. Aquel 15 de octubre en Nueva York fue la premiere, y hasta diciembre del 40 no llegaría a Reino Unido. A lo largo de los 40, 50 y 60 se fue estrenando en diversos países (Alemania Occidental en 1958, por ejemplo) y en España no se tuvo la oportunidad de ver la gran crítica a las dictaduras hasta el año 76, una vez muerto nuestro propio tirano. Lo curioso es que en la zona de lo que era antes Alemania Oriental no se pudo ver en un cine hasta el 10 de abril de 1997, cuando se reestrenó la película en todo el país.

Aquel mes de octubre de 1940, el ejército alemán dirigido por Hitler llevaba meses intentando conquistar Inglaterra con la aviación nazi, en la campaña conocida como “Batalla de Inglaterra”. Se dice que Hitler pidió una copia de la cinta en la que se burlaban de él con un personaje llamado Hynkel, dictador de Tomamia, y que interpretaba el propio Chaplin, que cuando se metía en la piel de su personaje Charlot, poseía un gran parecido con el dictador alemán.

De este film imprescindible para cualquiera destacan sobre todo tres grandes momentos. El famoso baile de Hynkel con la bola del mundo, en la que Chaplin quiso figurarse lo que era tener el mundo literalmente en sus manos; la discusión entre Hynkel y Napaloni, alter ego del italiano Mussolini y dictador del país imaginario de Bacteria; y la última escena de la película, el discurso final que nos sirve, que nos regala Chaplin sobre lo que significa la libertad para él. Además, es un discurso que nunca pasará de moda, por desgracia, ya que siempre habrá quien quiera dominar al resto, doblegándolos a su voluntad.

“Realmente lo siento, pero no aspiro a ser emperador. Eso no es para mí. No pretendo regentar, ni conquistar nada de nada. Me gustaría ayudar en lo posible a cristianos y judíos, negros y blancos. Todos tenemos el deseo de ayudarnos mutuamente. La gente civilizada es así. Queremos vivir de nuestra dicha mutua… no de nuestra mutua desdicha. No queremos despreciarnos y odiarnos mutuamente”. Son las primeras palabras que pronuncia Hynkel en el discurso al pueblo de Tomamia.

 

Los premios que obtuvo ‘El Gran Dictador’ son escasos para la repercusión que ha obtenido con el paso de los años. Fue nominada al Óscar a mejor película, a mejor actor, a mejor guión original y a mejor música original, aunque no se llevó ninguno de ellos. Sí se llevó años más tarde el Óscar honorífico en 1971 “por el incalculable efecto” que ha tenido su cine en el mundo del arte del siglo XX, además de llevarse el premio de la crítica de cine de Nueva York, en 1940, al mejor actor. En los 60 y en los 70 también se llevó algunos premios más por ‘El Gran Dictador’.

Hace 70 años, Chaplin se vistió de gala para asistir en Nueva York al primer visionado en público de su gran obra de arte. Fue la primera vez que se escuchó en una película. Pero a lo largo de estos 70 años, todos aquellos que han tenido su primera vez con esta película, han sentido escalofríos, de los buenos, y ha sacado una sonrisa cuando ha escuchado de voz del mejor cómico de la historia del cine lo que significa la libertad. Porque la libertad nos pertenece. Porque el pueblo tiene “el poder para crear máquinas. El poder para crear la felicidad. Vosotros el pueblo tenéis el poder para crear esa vida libre y espléndida…para hacer de esa vida una radiante aventura. Entonces, en nombre de la democracia, utilicemos ese poder… ¡unámonos todos!”. Sir Charles Spencer Chaplin Jr. dixit.

Rubén V.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: