Raúl y Guti: estilos de vivir

Raúl y Guti han dejado el Real Madrid. Dos de los grandísimos iconos que pasarán con letras mayúsculas a la historia del madridismo han decidido emprender nuevas etapas en sus largas carreras deportivas y abandonar el club donde crecieron, triunfaron y disfrutaron.

Mucho se podría hablar de sus carreras, sus logros, momentos, títulos, etc pero vale con bucear un poco por Internet o darle al youtube para saber el qué han hecho estos dos grandísimos futbolistas.  Los que les han seguido de cerca saben lo que han significado y significarán en el Real Madrid más allá de lo deportivo.

Lo que quiero destacar en estas palabras son la importancia de lo que Raúl González Blanco y José María Gutiérrez Hernández dejan como legado humano.

El fútbol es un espejo de la vida. Sólo hace falta un análisis un poco más profundo que el resultado de un partido o de la estética de un gol. Raúl y Guti ejemplifican dos formas de triunfar en la vida. La del primero apoyada en la pelea, el esfuerzo y la superación y la del segundo cimentado en un talento enorme.

Triunfar en la vida es algo heterogéneo, para cada cual puede tener un sentido. Depende siempre de las metas que te marques, de tus objetivos.

Hay personas que logran sus objetivos viniendo desde abajo. Sin tener facilidad para desempeñar un trabajo, para el estudio o incluso sin tenerla para un don para las relaciones personales. Personas que no ven sus trabas como impedimentos, sino como puntos a esquivar. Raúl no tiene cualidades especiales para el fútbol –sí, suena raro decirlo de un jugador tan condecorado-. No es especialmente veloz, su cuerpo no es prodigioso, su técnica con el balón no es la de un estilista, incluso su vocación innata para el gol no viene de que sea un goleador agresivo. Todo lo que el ya ex capitán del Real Madrid ha logrado ha sido por su fuerza mental.

Un chico de Villaverde logró subir a lo más alto por su esfuerzo. No era un ‘killer’ del área, pero siempre sabía donde situarse para cazar lo mejores balones y mandarlos a la red. Nunca ganó una carrera por ser más rápido pero sí por engañar al defensor haciendo que se desmarcaba hacía otro lado. Sus regates tenían más de fe, de saber que el balón iba a seguir con él que de una reputada técnica. Una de las marcas de la casa, su gol de ‘cuchara’, no es una expresión de la perfecta vaselina. Incluso en algunos casos no destacaban esos goles que pasaba por encima del portero por su perfecta ejecución pero por algo han pasado a ser genialidades con estilo propio. ‘La cuchara de Raúl’. Cuando algo coge tu nombre es que has hecho algo importante. Raúl ha sido lo que ha sido por ese gen único para pelear por lo que creía, por morir para llegar a cualquier balón y no hay que olvidarlo, por ser el que más y mejor entrenaba como han destacado todos los que han convivido con él. Puedes nacer sin un especial don en la vida, sin tener claro que quieres hacer, incluso con trabas, pero el esfuerzo y la superación pueden llevarte a tu éxito.

Por otro lado está la gente que nace con una genialidad dentro. Con la suerte de saber hacer algo y hacerlo muy bien o con la facilidad para poder hacer bien las cosas sin casi esfuerzo. Guti es algo por el estilo. El 14 es un genio, tiene cualidades que nadie tiene. Para mi, sobre un terreno de juego son las mejores que he visto. Sus detractores siempre afirmarán que el de Torrejón de Ardoz podría haber llegado a ser el mejor del mundo si a su técnica y visión de juego le hubiese aportado el esfuerzo del que hacía gala su amigo Raúl. Pero nunca le hizo falta. A Guti no la hacía falta ser el mejor del mundo. Él, con su talento, vivía su vida, sacaba provecho a su genialidad, a su don especial y con ello disfrutaba. No necesitaba entrenar más que nadie, ni correr para llegar a un balón, a él la vida le había asignado otro sitio: el de la genialidad. ¿Cuántos personas habrás conocido en tu vida que han salido adelante no con suerte sino explotando algo en lo que eran los mejores? Pues así es Gutiérrez. No creo que nadie achaque a Picasso, Dalí, Velázquez o Goya el tener que haber pintado más cuadros de los que hicieron. Simplemente los hicieron. Son genios.

El fútbol, como la vida, permite un amplío abanico de personalidades y aptitudes. Todas son validas, todas son insustituibles y por eso el fútbol tiene la grandeza que tiene, porque existen jugadores como Raúl y jugadores como Guti.

Son dos estilos de juego, de vida, de fútbol, pero son dos estilos de personas y de formas de triunfar que nunca habrían logrado a ser lo que han sido sin un punto en el que coinciden ambos: El amor por su club. El amor a aquello a lo que pertenecían, a aquello que les había servido de trampolín para triunfar. El amor a su casa, a su familia, a sus compañeros, a la historia…El amor al Real Madrid. Por eso, son y serán historia madridista y por supuesto del fútbol español.

Jesús Ruiz

Anuncios
Comments
One Response to “Raúl y Guti: estilos de vivir”
  1. Pandi dice:

    Totalmente de acuerdo!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: