España jugará la final del Mundial de Sudáfrica

 

 

Wesley Sneijder conduce el balón en campo uruguayo. Se la cede a Dirk Kuyt que desde la banda izquierda se acerca al pico del área. Eleva el balón con su pierna derecha yendo su centro hacia el punto de penalti. Desde casi 11 metros Robben realiza un perfecto remate que se cuela en el fondo de la portería del bueno de Muslera. Es el tercer gol de Holanda a Uruguay. La orange está en la final de la Copa del Mundo 2010 de Sudáfrica. Un amigo me mira:

-Holanda es un equipo al que se le puede ganar eh.

-No digas eso tío, hay que pensar sólo en lo de mañana.

-Joe macho, pareces Vicente Del Bosque- me reprende mi amigo que ya está soñando con la final.

No me lo dice por el pelo que tengo debajo de la nariz y encima del labio y que acompaña a una poblada barba, que sólo tiene la superstición como la razón de su amplia dejadez. En el verano de 2006, en mi tendencia más friki, prometí dejarme la barba al estilo Pau Gasol, que peleaba en Japón durante esos días por ser campeón del mundo con la selección española de basket. Para dar suerte. Desde aquello, como salió bien, me dejo crecer el bello facial siempre que nuestro país se juega algo importante en algún campeonato del Mundo, de Europa u Olímpico. No siempre ha salido perfecto, pero la Eurocopa de Austria y Suiza, el Europeo de Polonia de baloncesto y otras competiciones, han caído de nuestro lado. Lo de la barba es una bobada.

“¿Tiene supersticiones el seleccionador?” Le pregunta un periodista en la radio a Del Bosque. “Si, alguna bobada inconfensable”, contesta él. Llevo casi todo el Mundial intentando escuchar poca radio deportiva. Y eso que soy un devorador del medio. Pero los nervios que me han acompañado durante este torneo, porque por primera vez llegábamos como clarísimos favoritos por el grupo de jugadores que tenemos, me han impedido ver, escuchar y leer casi nada que tuviese que ver con el Mundial, pese a tener en el fondo una necesidad insaciable.

En esta noche es la segunda vez que oigo a Vicente del Bosque en una radio. Continua con su característica tranquilidad y humildad, esa que mi amigo me reprochaba cuando él veía y sentía, ya muy cerca, que este puede ser nuestro Mundial aunque yo no puedo aún soltarme.

Los nervios me pueden. Llevo varios días con el estomago cerrado,  con la tensión baja –mareado- y con mucha alteración. Todo esperando este partido. Alemania-España, semifinales de un Mundial. Poco había dormido la noche anterior y está se prometía peor.

Mi madre, que bien me conoce, intentaba relajarme: “estarás así por el calor”. Pero yo nunca he sido de los que el calor me trastoca hasta estos puntos.

Llego a casa tras, con unos amigos, ver ganar a Holanda y morir con orgullo a Uruguay. Qué grande el Mundial. La tensión me puede cada vez más. No dejo de pensar. Se que mucha gente me considerará un loco. Pongo la radio, está Del Bosque, me relaja, el problema es que sigo con lo mismo. El mister dice que no quieren pasar a la historia como los héroes que llegaron a una semifinal ni como los villanos que no logaron entrar en la final. Me motiva aunque a mi me tienen ya ganado. Lo que están haciendo es grandioso. Decido acostarme. La mini-cadena me pone nervioso porque no funciona bien. La apago y me pongo los auriculares, ya tumbado en la cama. Sintonizo otra cadena en la que vuelve a estar el seleccionador.

Me molesta el colchón y la poca ropa con la que estoy durmiendo. Me siento como el pulpo Paul –ese que ha dicho que ganaríamos a los alemanes- todo lo que toco se me pega. Las 12, la 1 –apago la radio- las 2, las 3. No me duermo. No hay forma, me duele el estomago pese a estar vacío. Me levanto al baño a beber agua. En el colmo de los males, el líquido me entra por la nariz y casi me ahogo en el baño. Regreso a la cama. No puedo creerme como estoy. La Eurocopa me quitó el sueño pero no hasta este punto. Ahora entiendo que es un Mundial para los que estamos enfermos de fútbol. Sólo he estado en esta situación por dos cosas: el fútbol -ahora mismo- o una mujer. Recuerdo las palabras de Hornby: “Me enamoré del fútbol como más tarde me enamoraría de las mujeres”.

Logro conciliar el sueño. Pero me despierto con una imagen. Veo a Vicente Del Bosque en Durban. En ese precioso estadio del arco, Moses Mabhida, donde perdimos con Suiza el primer partido, veo al salmantino. Mira hacia una de las porterías. Sólo le veo a él, bueno y a algunos de los suplentes y de sus ayudantes detrás. Está mirando con la vista alzada hacia a algún punto. Se me queda esa imagen en el cerebro. Viene a mí a cada rato que me medio duermo y que me despierto. No para de aparecer la imagen. Y pienso, ¿Dónde mira Del Bosque? ¿Qué pasará en el partido?

Veinte horas después vuelvo a ver la imagen. Es como un deja vu. Pero la estoy viendo en directo. Repiten el que pasará a la historia de nuestro fútbol como ‘El gol de Puyol’. El que nos metió por primera vez en una final de un Mundial. Con el que ganamos a Alemania. Y en las repeticiones lo veo. Vicente mirando ese corner botado por Xavi que cabecea ‘El Tiburón’.

Se me saltan las lágrimas. ¿Merece la pena este estado físico y psíquico? Si, sin duda. Aunque me gustaría poder disfrutar más la final –quedan aún tres eternos días-. Recibo un mensaje al móvil. Es mi amigo, el que no puede tapar sus ansias de soñar. “Esto es un puto sueño”. Espero seguir viendo a la roja en mis sueños mientras el loco de mi amigo buscará un viaje para soñar la final en Sudáfrica.

 

Jesús Ruiz

Anuncios
Comments
One Response to “España jugará la final del Mundial de Sudáfrica”
Trackbacks
Check out what others are saying...


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: