La huelga de Metro y los Tiempos Modernos

 

 

“Que digo yo que igual que existe el derecho a la huelga, también existe la obligación de los servicios mínimos, ¿no?”, se preguntaba un amigo en su muro del Facebook. En eso mismo llevaba yo pensando todo el día. Además, me envolvía una gran sensación de enfado. Más bien cabreo.

No puedo entender como los trabajadores son a veces tan egoístas. Quizá sea simplemente un efecto colateral del tipo de vida laboral que hay en nuestra sociedad. El capitalismo parece disfrazarse muchas veces de en un monstruo cargado de egoísmo, consumismo y muchos otros ‘ismos’ negativos.

Sin entrar en un análisis de convenios, estatutos de trabajadores y demás contratos entre diferentes agentes sociales, dentro de mi poco conocimiento del tema, varias preguntas me asaltan –al igual que a mi amigo en Facebook- sobre la huelga de trabajadores del Metro de Madrid.

¿Dónde queda el bien común general para conseguir el propio? ¿Son los funcionarios del Metro los únicos damnificados por la crisis y la reforma laboral? ¿Han pensado en el daño que iban a sufrir millones de personas por su culpa? ¿Pensaban realmente que iban a forzar a las autoridades a algo? ¿Tendrán pensado más adelante tomar la antigua cárcel de Carabanchel al estilo de la Bastilla?

Sinceramente, los sindicatos viven sólo por y para su supervivencia.  Al mismo tiempo hay muchísimos trabajadores que se quedaron anclados en el pasado. El movimiento obrero fue algo que ya pasó. No pueden intentar resolverse problemas sociales y laborales a gran escala –como es la rebaja de sueldos a los funcionarios y que es la causa de esta huelga- con medidas ilegales y que prácticamente rozan la sin razón y la agresividad de épocas revolucionarias de las que se debe aprender y no repetir. No podemos olvidar que los agentes sociales tienen todos la misma importancia. El empresario, el trabajador, el usuario y el poder público tienen todos su porcentaje de importancia inamovible para el buen funcionamiento de la sociedad.

Soy el primero que se emociona escuchando el Power to the people de John Lennon o el Working Class Hero, pero estamos en otros tiempos. Tiempos modernos con otros mecanismos de queja que no hagan daño al ciudadano. No me cansaré de decirlo, la izquierda y la derecha son entorpecimientos del pasado.

Usando una demagogia necesaria para estos casos, le preguntaría a muchos de los funcionarios del Metro en huelga ¿que pasaría si los funcionarios de hospitales se pusiesen en huelga sin respetar los servicios mínimos? ¿Y si lo hiciesen cuando un familiar suyo necesitara urgentemente atención sanitaria?

La Sanidad es más importante que el transporte público pero oigan que si estamos en revolución lo estamos todos.  Y el transporte público tiene mucha más trascendencia en la vida diaria que lo que en principio podemos darnos cuenta. Así que es mejor ni jugar con fuego.

Me sienta muy mal tener que ponerme del lado del político pero en estas situaciones en las que la estupidez del trabajador llega a estos límites en los que no saben usar ni siquiera su derecho a la huelga bien usado –respetando los mínimos exigidos y acordados e incluso enfrentándose a los compañeros que si quieren respetarlos- casi me alegro de que, en este caso la Comunidad de Madrid, no caiga en este juego sucio y contraataque buscando otras soluciones.

En fin, que bonito aquello de Fraternidad, Libertad e Igualdad pero más bonitos son estos tiempos modernos.

 Jesús Ruiz

Anuncios
Comments
2 Responses to “La huelga de Metro y los Tiempos Modernos”
  1. Miguel ; ) dice:

    Jesús, tienes toda la razón en cuanto a la falta de profesionalidad de los trabajadores que han jodido a todo Dios, perdón por la expresión. Sin embargo, los motivos de la huelga sí creo que están justificados. En primer lugar, los servicios mínimos establecidos para el servicio de metro fueron establecidos mediante decreto sin haber sido consultado con sindicatos ni trabajadores. En segundo lugar, la bajada de sueldos del 5% era para los funcionarios, no para los trabajdores contratados por las Admnistraciones Públicas, como es el caso del Metro de Madrid. Los empleados del Metro no son funcionarios y la reducción del 5% de su salario también se estableció por decreto, sin consultar con los trabajadores ni los sindicatos. Es normal que les bajen el sueldo, es tiempo de crisis y de apretarse el cinturón, pero las formas no han sido correctas ni mucho menos…

    De todas formas esta huelga huele a chamusquina. Anda que no ha habido medidas de ZP para salir a la calle… ¿qué pasó con la huelga de funcionarios? Los sindicatos están muy quemados y quieren armarla, pero saben que atacar al partido obreo es hacerse daño a ellos mismos y no les conviene.
    Se han pasado. Ayer me tocó caminar 4 horas en total para ir a trabajar… Si supieran lo que gano yo, que el abono transporte es una sexta parte de mi sueldo.

Trackbacks
Check out what others are saying...


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: