El guisante de las dictaduras en los partidos políticos

 

Hace poco revisé varios videos sobre unas jornadas de periodismo de una Universidad. En una de las conferencias, un periodista de los más reconocidos de nuestro país –y al que no nombraré para que nadie erróneamente achaque sus comentarios a su tendencia política- denunciaba la facilidad que tiene la ciudadanía española para quedarse, en materia política, con las noticias más intrascendentes y no con lo realmente importante.

Él mismo citaba a los medios como grandes culpables pero también explicaba a su audiencia como una mera anécdota entre dos políticos que se enzarzan en una discusión tiene mucho más seguimiento que declaraciones o movimientos políticos que deberían hacer rebrincar a la gente de su sofá.

Hay que hablar claro. En este país los miembros de un partido político no tienen la libertad de pensar diferente a su partido, ni de diferir en decisiones del mismo y ni mucho menos actuar en contra de alguna acción del partido que vaya contra sus ideales.  Y la ciudadanía no dice nada, no protesta.

Hace unos días se votaba en el Congreso la controvertida reforma laboral que el Gobierno va a llevar acabo. No entraré a analizar la propia reforma, Tampoco que Antonio Gutiérrez, el parlamentario socialista que se abstuvo en la votación, haya estado estrechamente unido al sindicato Comisiones Obreras. Esto influye en el porqué Gutiérrez no votó igual que sus compañeros socialistas, pero eso no es lo importante aunque pueda parecerlo.

 

Lo realmente destacable es que Antonio Gutiérrez fue sancionado con 600 euros por no seguir las directrices de su partido. Le mandaron votar  a favor de la reforma, pero él moralmente decía que le era imposible. “Los miembros del partido aceptan lo que vota el partido. Así ha sido toda la vida ¿no?”, se excusaba, creo, que el portavoz del PSOE en el Congreso, José Antonio Alonso, Y digo creo, porque pasaron tan de puntillas estas vergonzosas declaraciones por el boletín que estaba escuchando en la radio, que ni si quiera pude saber con seguridad quien lo decía.

“Así ha sido toda la vida”, indicaba. ¿Toda la vida se ha dañado la libertad de las personas? Si. ¿Eso quiere decir que este bien? Pues no señor Alonso. Es más, debería saber que en Estados Unidos o Inglaterra, el presidente del Gobierno se ve obligado a ganarse los votos de los miembros de su partido uno a uno cuando se enfrenta a una votación en alguna cámara. El diputado tiene libertad. En España no. Aquí gobiernan las leyes internas.

¿Qué un miembro de un partido político acepta todo esto cuando entra a formar parte del mismo? Sí. Pero eso no quiere decir que sea menos deshonroso y denunciable por los ciudadanos. Lo peor es que Gutiérrez asumió su sanción de 600 euros –el PP es más benévolo cuando algún parlamentario no sigue las dictaduras del partido y sólo le arremete con 300 euros de multa-, la reforma se aprobó y punto final.

“La opinión es libre, pero la lealtad al grupo que le ha acogido es obligada”, dijo José Antonio Alonso. Y de esta si estoy seguro, porque la recogía El País en un estupendo artículo que analiza ampliamente todo este asunto.

Ahí pude leer el siguiente extracto de nuestro Constitución, en su artículo 79. “El voto de senadores y diputados es personal e indelegable”. Y me absorbió la pena. Si es personal, es que es de la persona, y la persona debe ser libre. Pero así es nuestra Democracia.

Decía el cuento de Andersen que un príncipe probaba la valía de su futura esposa haciendo dormir a las candidatas con un guisante debajo de su colchón. La que lo notase, pese a tener decenas de colchones encima del guisante, sería la adecuada.

A veces los pequeños guisantes son los que no dejan dormir a la princesa en paz pese a que bajo ella tenga una veintena de colchones. Guisantes como este – de las dictaduras en los partidos- son los que tienen a la princesa Democracia con una contractura en la espalda que no hay fisioterapeuta que se la quite.

Jesús Ruiz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: