INGLATERRA Y MÉXICO CAEN ENTRE POLÉMICA ARBITRAL

Mundial extraño. Esas serían las dos primeras palabras que diría cualquier persona en el mundo si le preguntasen por qué le está pareciendo el primer Mundial de fútbol jugado en el Continente africano. Y las razones para decir que este campeonato está siendo extraño son varias.

La primera y más evidente es el gran protagonismo que están teniendo los colegiados, sobre todo en los octavos de final, donde México e Inglaterra pueden sentirse perjudicadas, muy perjudicadas, por las decisiones tomadas por el señor Roberto Rosetti, italiano, y el señor Jorge Larrionda, uruguayo, en sus respectivos partidos. El primer gran error, uno de los más graves vistos en un partido de fútbol, se cometió en el Alemania-Inglaterra de estos octavos de final. Con 2 a 1 en el marcador, favorable a los alemanes, el centrocampista inglés Frank Lampard chutó desde varios metros fuera del área para meter un auténtico golazo, que primero tocó en el larguero para posteriormente botar dentro y volver a tocar el larguero. Tras ese segundo toque en el travesaño, el portero alemán Never cogió el balón con las dos manos y sacó rápido. Con Lampard celebrando y reclamando su golazo, Alemania siguió jugando, y nada hacía parecer que el árbitro o los linieres cambiasen de opinión. El resto del partido es historia. Dos goles más de los alemanes enterraron completamente a un equipo inglés que venía con la vitola de favorito y se va a casa por la puerta de atrás, habiendo quedado segunda de grupo, en un grupo asequible, tras Estados Unidos (también eliminada en octavos de final), y cayendo por una decisión cuanto menos sospechosa.

El segundo gran robo, porque no hay otra manera de llamarlo, sucedió pocas horas después en el partido que enfrentaba a Argentina, otra de las favoritas, y a México, que llegó a los octavos habiendo ganado tan solo uno de sus tres partidos de la fase de grupos, el de Francia. Con la selección de Maradona contra las cuerdas, un ataque albiceleste acabó con Tévez marcando de cabeza en un clarísimo fuera de juego, sin nadie por delante del jugador argentino. El italiano Roberto Rosetti la lió bien liada, y encaminó la victoria albiceleste por 3 goles a 1 frente a una selección mexicana derrumbada desde ese gol en la primera mitad.

La extrañeza del campeonato mundialístico venía de algo más lejos ya. Italia y Francia, actuales campeona y subcampeona mundiales hasta el próximo 11 de julio, caían en la fase de grupos cuando jugaban contra equipos bastante asequibles. Pero se ve que ya no son lo que eran. Francia, con Ribery como máximo exponente, ya no es la selección que, capitaneada por Zidane, consiguió un Mundial, una Eurocopa y un subcampeonato mundial. Italia, por su parte, sigue con su juego rácano, pero esta vez sin fortuna. Esa diosa fortuna que tanto caracteriza al fútbol y hace campeonas a selecciones que, por juego, no deberían serlo. Aunque hay que reconocer algo: el fútbol no es –ni ha sido ni será- justo.

Por otra parte, las dos máximas favoritas en las apuestas para este Mundial no están demostrando la categoría que se les presupone. Brasil, en el grupo más complicado del torneo con Costa de Marfil, Portugal y Corea del Norte, acabó primera sin mucho brillo en sus botas, decidiendo los partidos de manera algo rácana, y dudosa como en el caso del gol de Luis Fabiano frente a Costa de Marfil, con mano previa. Ahora jugará contra Chile, una selección que ha demostrado que no es ninguna comparsa y que, como se dé un mal día, se le puede atravesar un poco a la canarinha. Aunque igual está ahí algún colegiado samaritano para volver a ayudar a la pentacampeona mundial.
España, en un grupo con Suiza, Honduras y Chile, sufrió más de la cuenta, perdiendo el primer partido, injustamente, frente a Suiza, que hizo el partido que debía, es decir, marcar la oportunidad que se le presentase. El exceso de tiqui-taca que hubo en el primer partido por parte de los nuestros no se vio frente a Honduras y Chile, donde la selección dirigida por Del Bosque ganó con un fútbol directo y, sobre todo, con dos delanteros. Ahora toca Portugal, equipo temible por su jugador-franquicia, el madridista Cristiano Ronaldo. Pero no hay que olvidar algo: Portugal solo ha marcado goles en un partido, aunque fuesen 7. Los otros dos encuentros, contra selecciones de mayor nivel como Costa de Marfil y Brasil, empató a 0. Algo falla también en la selección de Queiroz, y el equipo español tiene que aprovecharlo para pasar a cuartos, frente a Paraguay o Japón.

Rubén V.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: