PINOCHO: LA MÁXIMA EXPRESIÓN 70 AÑOS DESPUÉS

 

 

 “Yo se que mucho de ustedes no creen que los sueños se realizan ¿verdad?”. Así, con estas palabras de un pequeño y encantador grillo -Pepito Grillo-  acompañadas de una música que invita a soñar, comienza Pinocho. Un  gracioso muñeco de madera creado una noche, de hace mucho tiempo, en un pueblecito donde las estrellas brillaban como diamantes sobre los tejados. El lugar exacto fue el taller de un buen viejito llamado Gepetto.

 

El segundo largometraje de la factoría Disney, nació en 1938. Inspirada en “ Las aventuras de Pinocho” del periodista y escritor florentino Carlo Collodi. Un obra que comenzó siendo una serie publicada semana a semana y terminó convirtiéndose en la 1ª publicación para niños en Italia. Finalmente dichas series fueron agrupadas para transformarlo en libro. Un libro sobre aventuras e historias con moralejas sobre lo que debe hacer un buen chico. El personaje de Pinocho de Collodi era un niño malo, gritón, chulo, alborotador  y nada simpático. Idea que no gustó nada a Walt Disney y lo transformó en el adorable pequeño que hoy conocemos.

Sin embargo, la cosa no es tan fácil como a priori puede parecer. Seguir la estela de Blancanieves (primer largometraje de Disney) no era el destino inicial de Pinocho. Este lugar estaba reservado a Bambi. Pero,  la indecisión e inseguridad de Walt Disney, que no tenía nada claro como realizarla, hicieron que Pinocho desbancara al mimoso cervatillo.

 

Al principio se empezó a dibujar a una marioneta, situación que no convencía en los estudios por sus movimientos demasiado geométricos. Hasta que el animador Milt Karl pensó en Pinocho como un niño de verdad y lo dibujó con facciones y movimientos mucho más suaves. De esta manera, el personaje protagonista de la historia se volvió el niño dulce e inocente que se buscaba. En definitiva, un niño vivo.

 

La creación de Pepito Grillo tampoco tiene desperdicio. Realmente en el libro original, este grillo sólo aparece una vez en la historia y es aplastado por la marioneta con un martillo, molesto por sus consejos. Avanzada el cuento vuelve a aparecer como fantasma. A pesar de ello, Walt Disney le asigna un protagonismo y un peso espectacular en la película resaltando de esta manera el sentido de amistad y conciencia además de incorporar un buen toque humor.

 

Para los expertos en cine de animación el gran acierto de la película fue asignar cada personaje a un animador concreto. De esta manera Milt Kahl fue el “padre” de Pinocho, aunque en la creación de la marioneta intervinieron otros animadores como Frank Thomas haciendo que bailara con sus hilos y viéndose distorsionado en la pecera de Cleo. Las mentiras y su gran nariz como consecuencia son obra de Ollie Johnston.

Ward Kimball dibujó bajo su propia sorpresa a Pepillo Grillo. “Qué insecto más desagradable ¿cómo va a llevar el peso de la película?” fue el pensamiento de Kimball. Sin embargo, encontró la respuesta en hacer del insecto un ser gracioso. Su compañero Eric Larson fue el ingeniero del gato Fígaro y de su personalidad de niño mal criado.

Los doblajes fue otro de los éxitos de esta película “infantil”, Dickie Jones un niño de 12 años y convertido en un famoso actor de la época fue el encargado de dar voz a Pinocho.  La voz de la conciencia  – Pepito Grillo- fue producida por el cantante radiofónico Cliff Edwards. Geppetto no sólo fue doblado por Christian Rub sino que también fue inspirado en él, de hecho sus parecidos son asombros. La actriz Evelyn Venable asumió el papel de la dulce Hada Azul. El gran Stromboli comerciante de marionetas fue encarnado por el actor holandés Charles Judels. Y  el encargado de dar vida al Honrado Juan fue el actor de comedia Walter Catlett.

A pesar de lo espectacular de su producción y arropado por el gran éxito de Blancanieves, Pinocho fue estrenada el 9 de Febrero de 1940 en el Central Theatre de Nueva York siendo un fracaso económico en sus inicios comerciales. Sin embargo, su gran calidad sirvió para que los seguidores de Disney disfrutemos de una de las mejores películas de la factoría 70 años después. Un largometraje que no debe dejar indiferente a grandes y pequeños, pues tanto unos como otros nos enfrentamos día a día a infinidad de tentaciones. Quizá todos necesitemos un Pepito Grillo a nuestro lado y poder dar un silbidito de vez en cuando.

 

Anuncios
Comments
One Response to “PINOCHO: LA MÁXIMA EXPRESIÓN 70 AÑOS DESPUÉS”
  1. Pinocho dice:

    Precioso artículo, mítico Pinocho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: