La libertad como ley

 

 

“¡Oye! Todo el que pueda, debe dar consejo a su patria, si lo halla justo. ¿Ves? Cada uno puede salir a la luz pública, o esconder su grandeza, si le place callarse. ¡Hay algo, acaso, mejor que esa igualdad!”

 

Euripides, Suplicantes, 473-440.

 

libertadunicaley888El pasado sábado se produjo en Madrid una gran manifestación anti-aborto. Una manifestación anti-algo es un ataque a la libertad. Explico: La manifestación (Reunión pública, generalmente al aire libre, en la cual los asistentes a ella reclaman algo o expresan su protesta por algo), la acción de manifestarse es una de las cosas más intrínsecas de la persona. La queja y el inconformismo forman parte de la búsqueda del bien propio y el común. Para lograr ese bien, en esta vida imperfecta, es necesario continuamente recurrir al cambio de planes o los arreglos momentáneos según vemos algo que descuadra el día a día.

 La libertad de decidir permite la libertad de ir en contra de algo, pero sólo si ese algo es un hecho o acto negativo para el bien común o personal antes nombrado. Uniendo ideas: podemos manifestarnos contra todo lo malo para el bien general. Pero toda manifestación que sea sectaria o se quede en sólo una parcela que no afecta más que a una idea particular, no está lógicamente empleada.

 

Ejemplificamos: Los agricultores se quejan por las pocas ayudas que reciben. Cierto es que sólo es un caso que les importa a su gremio; pero dentro de él busca el bien común de todos los agricultores. La manifestación anti-aborto no busca una reivindicación propia. Actualmente, si tú no quieres abortar nadie te obliga a ello en casos normales.  Por tanto esta reivindicación popular y callejera del sábado pierde importancia al no ser más que la alineación y unión de gente que no es que se queje por algo, si no que quiere prohibir a los demás algo.

Todo aquel que fuese con esa idea a la manifestación pierde su libertad al querer quitársela a otros. Eso si, el que fuese creyendo que el aborto es un mal común contra la vida (llámese vida en concepción, fetos, bebes, personas, etc.) se mostrará en contra de lo dicho ahora y tendrá toda la razón para hacerlo.  Y la tendrá porque apelará al bien que más se debe cuidar; la vida humana. El problema es que mucha (no toda) de esa gente (seguramente por la alineación de sus creencias) cometen dos errores: coartan la libertad de la persona a equivocarse y olvida aquello de “perdónalos que no saben lo que hacen”. Es decir, no se puede ser antipapista y convertirse en papa, como tan bien se le daba a Lutero.

 

¿Un anti-abortista piensa que alguien que aborta lo hace por hacer mal? Difíciles cuestiones con variadas y complicadas repuestas. Pero al menos creo que se vislumbra un camino sencillo para no dañar a los demás ni sus libertades: la libertad como ley general.

 

Jesús Ruiz

Anuncios
Comments
One Response to “La libertad como ley”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. Trackback dice:

    Comentario…

    [..]Articulo Indexado Correctamente[..]…



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: