Green Day: Un incalificable estilo

 

La banda de Berkeley dejó un poco de todo en Madrid

 

Un concierto sin hora de comienzo confirmada (sólo con la de apertura de puertas), el Palacio de Deportes de la Comunidad de Madrid a rebosar, mucho punk y mucho adolescente ‘fisicaoquimicaonizado’, un disco en formato opera-rock, un muy buen directo y un grupo norteamericano-antiamericano. O lo que es lo mismo Green Day en Madrid.

 

Con la única premisa de las 19:00 horas de la tarde como apertura de puertas (realmente se abrieron antes) y sin conocerse la hora exacta del comienzo del concierto, se pudo contemplar la inverosímil estampa de más de 20 o 30 seguidores del grupo a las afueras del Palacio tomando algo en los bares cercanos o paseando y preguntando cual era su entrada exacta con total tranquilidad y desconociendo de que dentro, los chicos del día verde ya habían comenzado su serenata. Curioso. Pero aún más sorprendente era como dentro del recinto, muchos de los propios seguidores de la banda entraban al baño o compraban bebida o comida mientras comentaban: “Como se parecen estos teloneros a Green Day ¿no?”. Y tanto, ya que Billie Joe Armstrong y los suyos llevaban ya 10 minutos de concierto sin que mucha gente se enterase y produciendo un total caos que dejó una marabunta de personas en pista y en las gradas a cada uno puesto donde más le apetecía sin respetar el número de su entrada.

 

Y de esto se pasaba a lo más inaudito. Chicos y chicas en plena adolescencia o pubertad con camisetas del grupo o al menos con esas pintas que tan de moda pusieron con el anterior disco American Idiot, de pantalones de pitillo ajustados, bajos y negros mezclados con la actual apariencia del líder y cantante que bucea entre lo clásico y vanguardista de los 60 y 70 con corbatas, chalecos, etc. Chavales que gritaban con Boulevard of Broken Dreams (menos emotiva de lo esperado pero magistralmente interpretada) pero que no conocian ni una frase de la que suele ser el cierre del espectáculo, Good Riddance –Time Of Your Life— (y eso que es de 1997), y que sorprendió por ser interpretada de forma acústica e íntima, solamente por Armstrong en un descendiente final.

 

Estos chiquillos que disfrutaron de lo lindo, que seguramente desconozcan mucho de la historia e influencia del grupo californiano, se mezclaban con los treintañeros que siguen esperando al grupo punk que marcó su juventud y que desapareció en un pop-punk primero, rock-punk después y pop-rock actualmente. Aunque realmente su último álbum, 21st Century Breakdow, ha convencido más a los primeros que a los segundos y ha dejado algo fríos a los que llevaban esperando cinco años tras la obra maestra de rock (con muchas influencias) que fue el American Idiot. Eso si, supieron mejorarlas en directo, ya que si en el estudio destacaron 21Guns o Know Your Enemy ante el público sonó el resto de la ópera muy bien.

 

Pero Armstrong, Mike Dirnt y Tré Cool pasaron y siguen pasando de todo esto y simplemente se entregan locamente a su público. Locamente, porque son un trío elegantemente descontrolado y excéntrico. Y a su bola; tanto que se permitieron el lujo de no tocar por ejemplo Wake Me Up When September Ends. Dándose por contra el placer de interpretar de manera prodigiosa Jesús of Suburbia, acompañados a la guitarra por un fan que subió al escenario. Porque ,eso si, Green Day se entrega a su publico sea cual sea. Desde disparar con pistolas de agua, a lanzar con una especie de cañón camisetas al público o cumplir el sueño de muchos al hacerlos cantar y tocar junto a ellos, dice mucho de porqué siguen tras 20 años de carrera, teniendo cada vez más incondicionales.

 

Enumerar todos los temas que tocaron, con versiones de clásicos incluidas, o explicar el montaje y espectáculo tan bueno que tenia cada canción sería aumentar los elogios (merecidos) de una gran banda en directo pero a la vez dejar de lado los puntos negros (o menos brillantes) de un espectáculo que a algunos puede parecer demasiado Yankee, a otros demasiado adolescente, a otros demasiado directo y a otros demasiado cargado de bromas y locuras. Pero lo que está claro es que ese es uno de los éxitos del grupo, la capacidad de gustar y llegar de forma tan diferente, haciendo lo que les da la realísima gana.

 

Jesús Ruiz

Anuncios
Comments
2 Responses to “Green Day: Un incalificable estilo”
  1. pandi dice:

    decadente final diría yo!! pero para gustos los colores. No vuelvo!!! no vuelvo!!! Menos mal que almenos cantan bien en directo porque sino…..

Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. Trackback dice:

    Comentario…

    [..]Articulo Indexado Correctamente[..]…



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: