El circo de la Fórmula 1 como estudio sociológico

 

briatorealonspiqeuyt88

Y es que debería ser así. O al menos si se quiere sacar una idea de lo mucho que influye  el borreguismo y las modas mediáticas en parte de nuestra sociedad. Como podréis haber podido observar, en El Ocho, hemos hablado muchas veces sobre Fórmula 1. Deporte o no, depende de quien lo consideré, es una competición que no pasa ni ha pasado nunca desapercibida en el mundo del motor. Esta temporada tuvimos incluso una original sección (Fórmula 1 de cine), que decidimos clausurar ante la revelación del caso Piquet Jr. Nelsinho, ya fuera de la Fórmula 1, sacó a la luz su intencionado accidente en el Gran Premio de Singapur de 2008, ordenado por Renault para beneficiar a Fernando Alonso, que ganó esa carrera. Como resultado: Flavio Briatore y Patt Symonds fuera de la escudería y la pérdida de la misma de la mayoría de sus patrocinadores, además de ser eje de un escándalo que seguramente sea el mayor de la historia de la Fórmula 1. Una vergüenza. Pero esto no es lo que vamos a analizar en este artículo. Aunque si parte de lo que produjo esto en muchos de los supuestos ‘seguidores’ de este circo (nunca mejor dicho).

 

Sin querer irnos muy lejos, por casi todos es conocido el increíble aumento de seguidores que tuvo este mundo tras la irrupción de Fernando Alonso en él. Sobre todo con las victorias, porque antes ya hubo españoles que al no ganar no engancharon. Muy triste, ya que deja en evidencia como sólo llama la atención el éxito. Algo que en el deporte o las competiciones son muy pocos los que lo consiguen. Muchos se sumaron al carro de Alonso, muchos sin saber ni papa de la Fórmula 1 y lógicamente algunos otros les surgió un anti-alonsismo y anti-formula 1 que quedó guardado esperando. Normal, dado lo masificado que se situó. Audiencias millonarias, merchandising y portadas para Alonso y sus dos Mundiales. Y por su puesto, todo el mundo opinando.

 

Con las vacas flacas salieron del armario los resquemores. Alonso pierde el Mundial con Hamilton en Mercedes y luego dos temporadas en Renault siendo segundón o menos aún en la lucha por el campeonato. Críticas y oportunismos contra Alonso y tras el levantamiento del caso Nelsinho, críticas aún más feroces hacia la Fórmula 1.

 

¿Qué sentido tiene que se quejen aquellos que no saben de Fórmula 1? ¿Para que opinan ahora aquellos que desde el comienzo no les caló este mundo? Bravo por aquellos que sin saber siempre han mirado desde la barrera o por aquellos que no se subieron al barco en ningún momento. Cansan las críticas al carácter de Alonso, ya que todos los pilotos de Fórmula 1 son iguales o peores. Y cansa que se hable sin saber. Así que a todo aquel que no le guste la Fórmula 1 que no mire y que no aproveche los momentos difíciles como el del escándanlo actual para reprochar. Contra el borreguismo poco se puede hacer y si no ojo al resurgimiento que el próximo año volverá a tener este ‘deporte’ cuando Fernando Alonso triunfe conduciendo un Ferrari. Una pena, pero para un estudio sociológico no iría mal.

Jesús Ruiz

Anuncios
Comments
One Response to “El circo de la Fórmula 1 como estudio sociológico”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya Y es que debería ser así. O al menos si se quiere sacar una idea de lo mucho que influye el borr Y es que debería ser así. O al menos si se quiere sacar una idea de lo mucho que influye el borr .. […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: