ENTREVISTA A DANI ROVIRA, CÓMICO

3096248462_d571d1b5ab_o

“PARA SER BUEN CÓMICO HAY QUE ESTAR EN EL MUNDO”

 

Quedo con Dani Rovira en el madrileño barrio de Embajadores, en una cafetería, donde tomamos algo con música estruendosa de fondo. Dani Rovira es malagueño, lleva viviendo en Madrid un año y es cómico. Desde ahora hasta finales de agosto actúa en Gijón, Huelva durante dos días y Badalona. Vayan a verlo. Merece la pena.

 

El Ocho-¿Cómo llegaste a Madrid?

Dani Rovira-Me vine a Madrid porque el año pasado ya tuve dos ofertas televisivas y antes todas las actuaciones podía hacerlas pues viajando, pero ya esto no podía, porque ya esto suponía grabar…prácticamente de lunes a viernes. Entre grabar con Paramount y grabar con Cuatro pues ya no tenía tiempo. Y me dije “esta es la excusa ya perfecta para irme definitivamente a Madrid”. Bueno, “definitivamente”…irme a Madrid

 

E.O-¿En Cuatro qué estuviste haciendo?

D.R-Estuve en el programa de Quequé, de “Estas no son las noticias”, que fue un poco fiasco, no tuvo mucho éxito, la verdad. Pero bueno, como experiencia fue de puta madre. Conocí un elenco de artistas, de cómicos…fue una experiencia muy chula.

 

E.O-¿Cómo te conoció la Paramount Comedy?

D.R-Cuando empecé a hacer monólogos, la vía más directa para empezar a conocer todo esto…bueno, yo veía Paramount y yo mandé un e-mail, y me dijeron “manda un vídeo de una actuación tuya”, y lo mandé. Y a partir de ahí, Paramount tiene como tres salas en España. Son dos en Madrid y una en Sevilla. Anteriormente había una en Barcelona. Y eran salas pues para probar textos. Actualmente en Madrid son la Irish Corner y la Joy Eslava. Antes fue La Chocita (del Loro)…en fin…y había una sala en Sevilla y me dijeron “ve a esa sala y ve probando”. Estuve casi dos años viajando de Granada (donde vivía anteriormente) a Sevilla, probando texto y me decían “esto sí, esto no…esto no va en la línea de Paramount…”.

 

E.O-Pero textos tuyos que hacías allí…

D.R-Sí, sí. Textos míos, no como los de Manu Sánchez. Esto es nuestro y te van limando un poco en lo que entra el humor de Paramount. Luego, una vez que ya estás dentro y estás un poco como en tu casa, pues haces un poco el humor que a ti te parece.

 

E.O-Los textos tienes que tenerlos preparados de antes, y que ellos sepan lo que vas a decir, ¿no?

D.R-Sí. Por lo menos las grabaciones.

 

E.O-¿Y alguna vez te ha pasado que vas con un monólogo para probar lo que tú quisieras?

D.R– ¿En Paramount dices? En una grabación no. Pero en teatro hemos hecho muchas locuras ya. Las giras de Paramount en los teatros…en teoría tenemos que hacer monólogos que ya estén testados, de hecho lo hacemos así, pero siempre arriesgamos. Hay que ‘arriesgá’…hay que ‘arriesgá’. Una cosa que se te ocurrió la semana pasada dices: yo lo voy a meter aquí a ver qué pasa. Y dónde mejor probarlo que en un teatro, que el público está súper entregado.

 

E.O-Normalmente, cuando estáis hablando, vosotros os denigráis a vosotros mismos. Siempre os dejan…siempre sois lo peor…

D.R-Tú ten en cuenta que a la hora de hacer humor hay ciertas pautas que se ponen. Por ejemplo, para yo poder meterme contigo, no contigo concretamente, sino para poder criticar a la sociedad o poder criticar ciertas actitudes de la sociedad que se ven reflejadas en la sala, antes me tengo que reír de mí mismo. En el momento en el que critique a alguien sin criticarme a mí, caes en la soberbia, en la prepotencia…entonces, una buena fórmula es decir aquí el ‘pringao’ soy yo, el primer ‘desgraciao’ soy yo, yo soy el primero que no tengo ningún tipo de problema en ridiculizarme, y a partir de esa pauta, el público es muchísimo más permisivo. Porque dicen “hostia lo que me ha dicho, ¿no? Pero es que pobrecito…bastante tiene con lo que tiene”. Es una pauta un poco subliminal que te da una pequeña licencia.

 

E.O-¿Y con qué base empiezas a escribir tus monólogos?

D.R-Yo no soy cómico de ponerme enfrente del ordenador y partir de cero. Normalmente siempre voy con una libretita, el truquito de la servilletita. Vas bebiendo de todo lo que te sucede. Para ser un buen cómico creo que hay que estar en el mundo. Todo lo que hablas encima de un escenario, luego, a lo largo del día, lo tienes que callar. Y observar, y mirar, y preguntar…Muchas de las cosas, la gran mayoría, sale de la gente, de tus colegas, de situaciones que se dan. Yo personalmente, todas esas cosas que me llaman la atención o paranoias que se me van ocurriendo en mitad de un paseo, las copio en una libreta. Eso se queda como un cajón de sastre, y cuando veo que ya hay un montón de cosas, me siento delante del ordenador y veo que forma le doy a eso.

 

E.O-En tus monólogos hablas mucho de tu familia, de tu vida diaria, de si tu novia te deja o no te deja… ¿es lo que más recursos te da?

D.R-Ya voy cambiando. Al principio, sí que es verdad que en los monólogos se suele hablar de esto. Yo creo que un cómico, antes de llegar a la madurez, ha tenido que hablar de todas estas cosas. De cuando era adolescente, de su novia, de sus padres…Porque es un poco como el mundo más cercano, y a la hora de empezar en el humor, es un poco en el mundo que te sientes más cómodo. Yo, por ejemplo, desde hace un par de años estoy escribiendo cosas un poco más…Yo cuando empecé a escribir monólogos, no creía que acabaría hablando de “Los pilares de la Tierra”, por ejemplo. Llega un momento que cuando llegas a cierta madurez, intentas tratar cosas un poco más específicas, porque el público ya tiene un crédito sobre ti y porque tú ya estás hasta…los cojones de hablar de la Guardia Civil, de los porteros de discoteca…

 

E.O-¿Cómo les dices a tus padres que te quieres dedicar a esto? Habiendo estudiado Educación Física…llegas a tus padres un día y les dices que no, que tú no quieres dedicarte a eso.

D.R-Es una cosa bastante progresiva. Porque yo ya incluso antes de entrar a la facultad, yo empecé a contar cuentos. Para mis padres, eso era una afición. Fue una afición que empezó a coger importancia hasta que de pronto llegue a los monólogos. Nunca han estado en contra, pero bien es verdad que siempre me han recalcado eso de que a ver cuando me dedico a hacer algo serio, ¿no? Hasta que un día ellos vinieron a verme a Madrid, vieron la grabación de mi primer monólogo, estuvieron en el plató y fue ahí cuando vieron la reacción del público…y pensaron “lo mismo esto va a ser un trabajo súper digno y el chaval vale”. Y a día de hoy, son mis primeros fans. Me llaman cada dos por tres, que dónde estoy, que qué estoy escribiendo…e incluso cuando voy cerquita de Málaga, muchas veces ellos miran la página web, se enteran dónde estoy y aparecen ahí por la puta cara. En la primera mesa están ellos…y mira que los puteo, ¿eh? Tienen un sentido del humor…es que he salido a ellos.

 

E.O-Es evidente que estás contando algo de ellos que…es mentira, ¿no?

D.R-Es exagerado. Dices tú “¿la exageración es mentira?”. Yo que sé…la exageración es la verdad por siete. ¿Y la omisión de información es mentira? Pues no…la omisión de información es la verdad menos dos.

 

E.O-Cuando estás de gira, en el día a día, ¿cómo pierdes el tiempo?

D.R-Pues así, tal y como tú lo has definido. Perdiéndolo. Esta es la parte un poco más dura de la profesión. Estás todo el día viajando, y la gran mayoría de las veces, estás viajando solo. A lo mejor…es un 30% en las giras que vas con un compañero o algo…eso es una maravilla. Pero la mayoría es solo, entonces, tú imagínate…Esa soledad es la que aprovechamos para escribir o para descansar.

 

E.O-¿Te paran por la calle, en plan fan?

D.R-Depende del día, depende de la hora y depende del sitio. Es más normal que te paren por la noche, pero una cosa es que te paren y otra cosa es que te reconozcan. Yo supongo que de día…y de hecho me lo han dicho, que de día vas andando por la calle y la gente no te para pero te reconoce, porque hay como miraditas de… ¿qué sucede? Que por la noche, si sales de copas, la gente está como un poco más desinhibida y allí es cuando ya te abordan. Lo típico…un autografillo…pero vamos, muy poca cosa, ¿eh? Mucho a lo mejor cuando terminas un espectáculo. Te haces 500.000 fotos. Lo que pasa es que a nosotros nos conoce muy poca gente, pero estos son súper fieles.

 

E.O-¿Se puede vivir del humor?

D.R-Yo no me puedo quejar. Yo vivo del humor. Vivo del teatro, del espectáculo. Vivo, afortunadamente, muy bien, pero no te voy a negar que ha sido un camino que todavía le queda. Esto es como adelgazar. No solo he conseguido adelgazar 40 kilos, sino que ahora me tengo que tirar 30 años así.

 

E.O-¿Y cómo es tu faceta de cuenta cuentos?

D.R-Fue hace muchos años. Yo tenía como 16 o 17 años y me enteré de un curso que daba una chica de cuenta cuentos. Me llamaba mucho la atención. Yo he hecho animación infantil muchos años y me apunté a este curso. El día de las prácticas era contar cuentos en una tetería en Málaga. Todos iban contando sus cuentos y yo era el último, y luego, a las 12, ella contaba el cuento como diciendo un poco “así es como se cuentan los cuentos”. Yo conté ese cuento y la gente se quedó flipada. Se rieron muchísimo y la profesora no contó el cuento luego. No quiso. Yo le dije que muchas gracias y la profesora me dijo que no me había enseñado nada, que me había dado unas herramientas, que yo tenía un don y que lo había hecho.

 

E.O-¿Cuántas veces has dicho esa frase de un monólogo tuyo: “no tienes cojones de…”?

D.R-En la vida real lo digo mucho, ¿eh? Lo digo mucho pero no caigo. Igual que digo que un andaluz o un español entra al trapo con esa frase, yo creo que es verdad, pero yo no entro. Yo soy ‘mu’ hijo puta (risas). Yo soy el típico que hablo, que es el que mete ‘salsa’. Pero luego a mi me dicen “no tienes cojones de hacer eso” y digo “pues no”. “Eres una maricona…” Pues lo soy. ¡Pero cómo podéis caer en esas cosas! Y si ya tienes dos cervezas encima, no te puedes ni imaginar. Si me dices que le salve la vida a alguien, lo voy a hacer. Pero, ¿qué quieras que haga? ¿Que me dé un cabezazo contra un árbol? “no tienes cojones de…” no…tengo dos dedos de frente (risas)

 

E.O-¿Tú como ves Youtube? Por una parte os da bastante publicidad y os da a conocer de cara al público, pero por otra parte hace que cuando alguien vaya a ver un monólogo vuestro, haya visto antes algo en Internet y probablemente sepa ya lo que vais a decir. ¿Os viene mejor que peor?

D.R-A mí, de momento Youtube me viene bien porque me lo he montado de la siguiente manera: en Internet hay varios monólogos míos divididos en partes y tal, y eso está bien. El problema está cuando te graban en bares, en salas…y eso ya no lo puedes controlar. Yo preferiría que en una sala no, más que nada porque es el espectáculo que tú tienes, es el espectáculo que tú vendes y la gente, e incluso el dueño de la sala, está pagando por una cosa que luego tú vas y subes en el Youtube. Y me parece un poco una falta de respeto. Pero yo me guardo siempre un as en la manga. A la gente cuando le gusta algo, le gusta escucharlo otra vez. Yo, por mucho que me niegue a hacer “Mi Padre” o a hablar de mi familia, yo lo tengo que hacer. Y aunque el público se lo sepa de memoria, el público necesita saberlo, ¿no? Hay un momento ya que lo tararea. ¿Qué sucede? Que yo soy un cómico, no soy un beatle. No es lo mismo que tarareen una canción a que tarareen un monólogo en el que el factor sorpresa se pierde entonces. El último monólogo que grabé yo fue en marzo de 2008, y cada vez que alguien me lo ha subido, le he pedido amablemente que me lo baje. Porque este monólogo, después de casi dos años se ha convertido en un espectáculo de 40 o 50 minutos y es el texto nuevo que le ‘regalo’ a la gente.

 

E.O-¿Qué diferencias crees que hay entre El club de la Comedia antes y Paramount Comedy ahora?

D.R-La diferencia es que eran monólogos de ocho minutos, cosa que no está ni bien ni mal…a mí no me gusta, porque yo soy un tipo de cómico que va entrando muy poquito a poco y lo mismo en ocho minutos lo que me ha dado tiempo es a calentar para que luego lo restante sea mejor. Era gente famosa que se ponía a hacer monólogos, y no por ser famoso, o ser actor, o ser humorista… ¿tú sabes hacer monólogos? Ha resultado que ha salido gente muy buena que han sabido hacerlo de putísima madre, como ha sido el caso de Enrique San Francisco, como ha sido el caso de ‘Flo’ (Florentino Fernández), pero luego ha habido gente que dices tú… Y luego lo tercero y más importante, que es que esos textos no son suyos, hay guionistas. Es que para mí es muchísimo más completo Nuevos Cómicos (programa de Paramount Comedy), porque te plantas con un tío anónimo que se ha hecho un monólogo el ‘pavo’ de media hora, suyo, escrito por él. Y a lo mejor de un anonimato, que es de donde hemos salido todos, ha surgido gente que haciendo sus propios monólogos, se ha hecho un hueco en la profesión.

 

 

Una vez terminada la entrevista, continuamos hablando, y me dice una de las mejores frases de nuestro encuentro: “Ten en cuenta que yo cada vez que termino de trabajar, la gente me aplaude. ¿En qué trabajo has visto tú eso, tío? ¿Qué quiero decir con esto? Que es una suerte, que es de agradecer. Yo desde entonces, siempre que puedo en situaciones medio bien, cuando hay alguien que hace su trabajo de puta madre, tío, yo aplaudo. ¿Quién aplaude a un cocinero cuando tiene un banquete y hace un menú del hostia, tío? Nadie le aplaude”. Este es Dani Rovira. Le agradecemos que haya accedido a hacer esta entrevista. Se aprende mucho de escuchar a la gente, sea músico, actor, literato o cómico.

 

 

Rubén V.

Anuncios
Comments
4 Responses to “ENTREVISTA A DANI ROVIRA, CÓMICO”
  1. Chema dice:

    Un malagueño de los grandes! 🙂

  2. Anggy dice:

    Qué Grande es Rovi =)
    Genial la entrevista! 😀
    Saludos!!

  3. CaaR* dice:

    Daanii es el meejor!=D

  4. yoo dice:

    siimpLemeente iiDoLo!(L)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: