Más libros, más baratos

Los libros siempre son una buena noticia. Pero esta vez más aún. La semana pasada echó el cierre la Feria del Libro de Madrid en su 68º edición. Es increíble el resultado obtenido de los cálculos y muestras realizadas por 50 editoriales, 30 librerías generales, 30 librerías especializadas, cinco grandes grupos editoriales y dos distribuidores, el cual es, que las ventas de libros han aumentado en un diez por ciento respecto al año pasado. Además, según la presidenta de la Feria y del Gremio de Libreros de Madrid, Pilar Gallego, el sector había sufrido una bajada de entre el 15 y el 20% desde la pasada campaña de Navidad.

Dejando de lado la capacidad de espera de resultados positivos por los propios organizadores y pudiendo o no analizar el número exacto de libros vendidos, podemos decir que es una gran noticia por varios motivos. El nivel de lectura en España es paupérrimo, ya que hace un año nos encontrábamos por debajo de la media europea. Por lo tanto cualquier aumento es positivo. Conjuntamente, el momento de crisis económica dificulta la compra de cultura, desgraciadamente. Y más si observamos los precios de los libros que en ningún momento son del todo baratos. Un disco, una entrada de cine e incluso alguna que otra entrada para el teatro o una exposición pueden ser más asequibles que un libro. También es cierto que el libro si se adquiere, es en propiedad (el cine o el teatro son espectáculos momentáneos), y para los que son amantes de la lectura, el libro no tiene comparación estimable ni comparable con el resto de actividades culturales. Pero si juntamos la crisis y el precio de los libros es evidente que estos resultados de la clásica Feria del Libro son un alivio tanto para editores, escritores, etc. como para los amantes de la lectura y la cultura. Pero no debemos quedarnos sólo con la buena nueva. ¿Por qué han podido aumentar las ventas? Pues sencillo: Empujados por la recesión económica la gente aprovecha las ofertas y descuentos para catar de lo que le gusta. Los porcentajes de rebajas siempre se han dado en la Feria, pero en momentos de dificultad la mente y el bolsillo del comprador se ve aún más enamorado de los carteles de descuentos. Así que la solución la tenemos. Sin caer en demagogia y sabiendo que todos tiene que ganar dinero con su profesión, por favor, bajen los precios de los libros, de los discos, del cine, del teatro. La gente irá más (y más en estos momentos) y el nivel cultural y económico caminarán de la mano. El tonto rico de poco sirve para la sociedad y el listo pobre al final tiene complicaciones para serlo. ¿Qué es mejor, una sala de cine al 20% de asistencia a 6 euros la entrada o al 100% a 3 euros? Son cuentas fáciles. ¿Qué prefieren 50 libros vendidos a 20 euros o 100 a 10? Pues ahí está la cuestión. Que no nos tomen por tontos con los porcentajes de ganancias, royalties, etc. Si se quiere mejorar el nivel cultural y el nivel económico de la cultura, sólo hay que ponerse a ello.

 

Jesús Ruiz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: