VALLADOLID VIVIÓ UN GRAN DÍA MUSICAL CON EL FESTIVAL ‘VALLADOLID LATINO’

 

Lena, Camila, Luis Fonsi, La Oreja de Van Gogh, Lausa Pausini, Amaia Montero, Hombres G y El Canto del Loco hicieron vibrar a cerca de 23.000 personas de toda España en el estadio Nuevo José Zorrilla, de Valladolid en la cuarta edición de “Valladolid Latino”, que reúne a grandes músicos y grupos de la música en castellano. Una tarde-noche-madrugada llena de espectáculo amenizó el sábado a los asistentes al festival, que media hora antes de las 19 horas, cuando comenzó, ya empezaron a abarrotar el lugar del concierto.

 

bisbalbfbxbvf8En esa primera hora de concierto, dos actuaciones: Lena y Camila. La primera cantó su único single conocido en España, un tema de hace unos años que cantaba con Alejandro Sanz, llamado “Tu Corazón”, y después se limitó a cantar, con buena voz pero poco seguimiento por parte del público, temas de la banda sonora de la película “La Mala”, donde aparece la cantante como protagonista. El trío Camila fueron los siguientes que, con su estética ‘pasión de gavilanes’ y sus canciones lentas (muy lentas) y muy rítmicas (los dos estilos estuvieron presentes), lograron llegar a parte del público, fan del grupo. Mientras, seguía entrando gente y otros muchos se encontraban sentados en el césped del Zorrilla, pasando el rato.

 

Cerca de las 20 horas llegó el primer gran momento de la noche. Luis Fonsi, bastante más conocido aquí que sus antecesores en el festival, levantó al público del césped, y pobló bastante más las gradas de gente, que salía y entraba del estadio según quién tocase. El momento cumbre de la actuación, que rozó los 50 minutos, llegó cuando apareció el almeriense David Bisbal para cantar con Fonsi un tema que tienen juntos: “Aquí estoy yo”. Eso debió pensar el almeriense cuando se situó en el escenario, al oír los gritos del sector femenino del público por él. Gran actuación donde brillaron ambos, aunque las miradas se centrasen más en Bisbal.

 

Para comenzar la tercera hora de “Valladolid Latino 2009”, los donostiarras La Oreja de Van Gogh fueron los elegidos. Ya presentaba un lleno total el estadio donde juega cada domingo el Valladolid cuando apareció el grupo, con Leire al micro. Y ella misma fue quien dio la noticia al público vallisoletano allí presente de que su equipo de balonmano consiguió la recopa esa misma tarde, algo aplaudido solo por los ‘nativos’. Con temas de la ‘época Amaia’ y temas actuales fue despachando su parte La Oreja, con gran éxito y emoción, sobre todo en el momento de cantar, con voz y piano únicamente, una de las mejores canciones del grupo, “Jueves”, dedicada a las víctimas del atentado del 11 de marzo de 2004. La voz de Leire se notaba algo apagada en algunos momentos. No sabemos si por problemas de sonido o suyos, pero no se entendía muy bien en ocasiones, aunque despertó del letargo romántico a las decenas de miles de personas allí presentes, y las hizo bailar y cantar las canciones pegadizas de uno de los grupos de pop más reconocidos en España.

La siguiente fue la italiana Laura Pausini, que comenzó ya con retraso sobre lo previsto, puesto que La Oreja estuvo algo más de una hora, igual que Laura, y se fue retrasando todo, aunque mereció la pena. Singles de todas sus etapas fue lo que cantó la italiana, que sorprendió a los que no somos grandes fans suyos con un espectáculo lleno de momentos para saltar y cantar, y también con momentos para pasar con los tuyos, como le ocurrió a una pareja de fans de Laura Pausini que, cuando apareció, hizo que arrancasen a llorar ambos. Sus grandes canciones, conocidas por todos, como “Se fue”, “Yo canto” o “Primavera anticipada” ocuparon su repertorio, y acabó la noche con recuerdos para España, de la que dice que es su segunda patria. Varias idas y venidas de Pausini al escenario terminaron con el lanzamiento de confeti a través de un cañón, que daba por finalizada su parte del espectáculo. Y el público congregado allí pedía más.

 

En esto que la única pega a la organización que se le puede poner hiciese que a las 23:30 horas de la noche, más o menos, empezase Amaia Montero. Y digo mala organización porque las canciones del disco de Amaia, lejos de que te gusten o no, no son propensas para mantener el ritmo de un concierto que iba progresivamente más rápido a base de canciones movidas. Pero la casualidad quiso que Amaia, en su casi hora de actuación, hiciese un ‘fifty-fifty’ entre canciones de su disco, incluyendo los dos singles, y canciones de su anterior etapa con La Oreja. Y la casualidad, por llamarlo así, quiso también que cantase dos canciones que poco rato antes se habían escuchado de voz de Leire, como por ejemplo “Muñeca de trapo”. Amaia sonó vocalmente como un disco, lo cual no sé si calificarlo de bueno o malo, pero tiene que recordar, cuando cante temas de su anterior ‘vida’, que sus músicos no son los de La Oreja. Serán mejores o peores, pero no son La Oreja.

 

Y llega uno de los momentos más espectaculares del concierto, seguramente porque las horas de espectáculo ya pasaban factura al público, que se apagó, como ya he dicho, en la actuación de Amaia. Hombres G comenzó su actuación con “Voy a Pasármelo Bien”, un tema alegre, rápido, de los que se sabe todo el mundo por ser uno de los mejores del grupo madrileño. Le dio vida a “Valladolid Latino”, que llevaba ya cinco horas y media a sus espaldas, lo que cansa a cualquiera. Canciones de ayer (“Visite Nuestro Bar” o “Indiana”) y de hoy (“Lo Noto” o “Me Siento Bien”) fueron pasando por el escenario. Antes del gran final que ofrecieron, “Marta Tiene un Marcapasos” fue la canción que más triunfó, ya que David Summers fue metiendo al público en su actuación. Pero el final, tras un pequeño descanso disimulado como un adiós, fue lo mejor de todo. “Temblando” y “Venezia”, con sus diferencias, hizo que el público se emocionase. Pero lo mejor estuvo por llegar aún. Dani Martín salió a cantar con Hombres G el tema “Porqué No Ser Amigos” a dúo con Summers, que acabó el concierto con su TEMA por excelencia: “Devuélveme a Mi Chica” (o “sufre mamón”, como lo llama la gente que no es fan del grupo).

 

Y así se fue hasta las 2 de la mañana, cuando comenzó El Canto del Loco. A esa hora se suponía que tendría que haber acabado, pero le faltaba aún una hora. Aun con esto, algunas personas se marcharon del estadio, aunque no muchas. Comenzaron con su single actual, “La Suerte de Mi Vida”, y siguieron con canciones de su último disco, mezclando algunas de las anteriores. Gran final de fiesta para un festival destinado a mostrar lo nutrido de la música en castellano, pero la hora que era, el cansancio y el alcohol hizo que la gente estuviese menos pendiente de los que pasaba en el escenario. Los servicios médicos tuvieron que atender a alguna persona, mareada o alcoholizada, pero sin mayores consecuencias. Por suerte para todos, “Valladolid Latino 2009” fue un éxito, y su precio ayudó a ello (25 euros). Más promoción de este tipo de eventos haría falta para sacar de la crisis en muchos casos a la industria musical. Esperemos que esta idea se extienda a otras ciudades, y que no se suban a la ‘parra’ con los precios, como hace el MTV Day de este año, con Kylie Minogue como cabeza de cartel, con precios desde 51,50 euros hasta 79,50. Algo alejado del espíritu del concierto, que debería ser para jóvenes, y no para pudientes. Se llene o no, resulta muy caro.

 

Rubén V.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: