Robin Hood asaltó el Gran Premio de España

Fórmula 1 de cine

 

El inglés Button robó por completo el protagonismo a Ferrari y Mclaren y volvió a ganar mientras Alonso fue meritoriamente quinto

 

Barrichello segundo, doblete de BrawnGP

 

gpespañabuttomnrobinPues de alguna forma tenía que seguir usando símiles ingleses para hablar de Jenson Button (BranwGP). Es increíble lo que el piloto de 29 años está haciendo. Volvió a ganar, esta vez en Montmelo, en España. Y con autoridad. Pareció perder en la salida el primer puesto ante su compañero Barrichello, que acabó segundo e hizo de escudero, de Little John (lo que mejor sabe hacer) pero logró dominar la carrera tras los reportajes. Más de lo mismo en el Mundial. Esta vez Vettel perdió la segunda plaza en la salida para acabar cuarto, pero el otro Reb Bull tomó el testigo y Webber subió al podio. Button es Robin Hood. O mejor dicho Button y Ross Brawn. Ambos británicos, y eso sí, sin ser pobres pues la herencia de Honda (equipo que desapareció y en el que se basaron) fue entre otras cosas monetaria. Pero sí les ha robado el protagonismo a los ricos de la Fórmula 1.

Vale con observar en los últimos seis años quienes han ganado en el Gran Premio de España. En 2004, el último Mundial de Schumacher con Ferrari, la carrera fue para el Káiser. En 2005, primer Mundial de Alonso (Renault) con Renault, ganó Raikkonen que peleó con el asturiano por el título y terminó segundo. En 2006, Alonso ganó y se hizo con el campeonato ese año. En 2007, Massa (Ferrari) triunfó con solvencia en España y terminó cuarto en el Mundial, que ganó el otro Ferrari de Kimi. Al revés pasó en 2008, ya que ganó el finlandés (tercero al final de la temporada), pero fueron Massa y Hamilton los que pelearon el título, que cayó del lado del británico. Este año Robin Button les robó a todos y va para campeón. Encarnados en el Príncipe Juan, Ferrari y Mclaren, están teniendo un Mundial tenebroso. Las voces de alarma están surgiendo en la F1 (parecido a como el príncipe se chupaba el dedo cuando se enfadaba), y ya empiezan a decir, como por ejemplo Raikkonen o la escudería Toyota (mal carrera para ellos, Trulli fuera en la primera curva y Glock décimo), que quizá abandonen el próximo año la competición que está perdiendo su ser. Es una incógnita. Puede ser pataleta o no, pero lo de este Mundial está siendo cuanto menos curioso. La remontada de las balas de plata y del caballito rampante se hace imposible, y excepto que Reb Bull de guerra, Brawn es ya el más que firme candidato para la conquista del triunfo final. Mientras los grandes innovaban con el KERS y la aerodinámica, los pobres de Reb Bull y Brawn (pobres ya que los primeros usan un motor Renault y los segundos un Mercedes, y vean que diferencia con los equipos que proporcionan esos motores) le hacían el agujero en las bolsas de oro robándoles la fórmula del éxtio, como el intrépido Robin Hood le hacia a la caravana de la corte mientras se disfrazaba de pitonisa.

 

Como siempre, surgen los problemas de la emoción y la desigualdad. La carrera en Barcelona fue aburrida, excepto un comienzo trepidante con una salida accidentada y en donde Barrichello y Webber fueron de los más listos; con un tramo intermedio donde la ‘emoción’ (triste para los que sean aficionados de los clásicos, y alegre para los que les gustan que los equipos pequeños ganen) estaba en ver como Lewis Hamilton (Mclaren) tras una mala calificación no culminaba la remontada en carrera (fue noveno), Kimi (Ferrari) terminaba parando el coche al poco de comenzar, Kovalainen (Mclaren) estaba desaparecido (abandonó también) y Massa (Ferrari) que puso picante al final del Gran Premio, contemplando como le robaban, como si en el bosque de Sherwood estuviese, los puestos (peleaba por el podio y terminó sexto), vaciándose su tanque de gasolina como si las monedas cayesen de la bolsa rota. ¿Y Alonso? Pues como él dijo fue “el primero del resto”. Acabó quinto tras los Brawn y los Reb Bull, siendo el más pilló, astuto y el más esperanzado y el que más casta le echó, peleando con un coche que fue fiable pero lento y superando a Massa a dos vueltas del final. Alonso también fue Robbin Hood, o al menos Little John con permiso de Button. 

*Película: Robin Hood (Disney) de 1973 dirigida por Wolfgang Reitherman.

 

–CLASIFICACIÓN DEL MUNDIAL.

   1. Jenson Button (GBR/BrawnGP)                    41 puntos.  

   2. Rubens Barrichello (BRA/BrawnGP)               27.  

   3. Sebastian Vettel (ALE/Red Bull)                23.  

–CLASIFICACIÓN DEL MUNDIAL DE CONSTRUCTORES

   1. Brawn – Mercedes                     68 puntos.

   2. RedBull – Renault                    38.5.

   3. Toyota                               26.5.

 

Jesús Ruiz

Anuncios
Comments
One Response to “Robin Hood asaltó el Gran Premio de España”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] 41 puntos. 2. Rubens Barrichello (BRA/BrawnGP) 27. 3. Sebastian Vettel (ALE/Red Bull) 23. …Ver el artículo originalRobin Hood asaltó el Gran Premio de España « El […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: