A más crisis, más pintalabios

 

 

 

Los medios de comunicación dicen que esto es así: que cuando hay crisis económica, las ventas de pintalabios se disparan. ¿Qué hay de cierto en todo esto?, ¿qué es lo que motiva este impulso consumista?

 

Según afirman diversas fuentes, tanto los hombres como las mujeres aumentan el consumo de productos de belleza en época de “vacas flacas” dado que ésta es una manera de “gratificarse”.

 

Cuando la mujer no puede pagarse un vestido o un anillo se compra un lápiz de labios. Esto siempre fue así: durante las dos guerras mundiales pasó lo mismo; por este motivo Helena Rubinstein, –importante firma cosmética- creció tanto en aquella época. Y vuelve a pasar cada vez que en un país hay crisis o depresión.

 

Siete de cada diez mujeres no salen de casa sin su lápiz de labios y tienen hasta ocho de diversos tonos, explica Linda Cantello, maquilladora británica que trabaja para el diseñador italiano Giorgio Armani,  en unas declaraciones recogidas por el diario británico Corriere Della Sera.

Los rojos de Evita Perón, Coco Chanel, Marilyn Monroe de entonces son comparables a los carmines y fucsias de Scarlett Johansson, Anne Hathaway o Monica Bellucci de ahora, explica Cantello.

 

Del “índice del lápiz de labios” ya habló Leonard Lauder, ex presidente de Estée Lauder, al ver cuánto aumentaban sus ventas tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 en EEUU, como ya sucedió en la Gran Depresión de 1929 a 1933 y también en la posguerra.



Dice Salma Hayek que el lápiz labial es el producto que siempre debe estar en tu cartera, en caso de emergencia puedes usarlo hasta como colorete. Nada es más simple y efectivo para cambiar nuestro look y nuestras emociones como el lápiz labial. Tiene el poder de la sugestión: sentirse guapas, sensuales y femeninas.

La historia del lápiz de labios se remonta a más de 5.000 años, en la antigua Mesopotamia, donde las joyas semipreciosas eran trituradas y aplicadas a los labios y al contorno de los ojos. Cleopatra tuvo su pintalabios hecho de escarabajos carmín triturados, que tenían un pigmento rojo profundo, y hormigas para la base. Los pintalabios con efectos brillosos fueron hechos inicialmente usando una sustancia encontrada en las escamas de peces llamada esencia de perlas.

                Los pintalabios empezaron a ganar popularidad en el siglo XVI, durante el reinado de la Reina Elizabeth I, quien puso de moda los rostros pálidos y los labios intensamente rojos. En aquél momento, los lápices labiales eran hechos con una mezcla de cera de abejas y pigmentos rojos de las plantas.
 Durante la Segunda Guerra Mundial, el uso del lápiz labial se masificó gracias a su uso en la industria del cine.

 

Pero no solo las ventas de labiales se han disparado, La crisis económica ha impulsado la venta de ciertos productos en Corea del Sur, de acuerdo con los datos recabados por las principales superficies comerciales del país;  donde además del lápiz de labios, las ventas de licor o comida precocinada han mejorado sus ventas debido a un cambio en los hábitos de consumo de los coreanos.

 

¿Mera casualidad o teoría aplastante? Convendría consultar con sociólogos, pero mientras se dispare solo la venta de labiales no creo que haga daño a nadie. Que todos tenemos derecho a sentirnos guapos cuando por todos lados se nos bombardea con problemas de índole económica y financiera.

 

B.G

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: