NOTABLE PARA LA LISTA DE LOS CATORCE

Hay lecturas que, aunque prescindibles, son interesantes en la vida lectora de una persona. La temática de un libro suele ser muy personal: hay a quien le gustan los libros de aventuras, a otros los mitológicos o los de ciencia ficción… y aquí tenemos bastante instaurada la ‘manía’ de crear novelas históricas o de relatos reales sobre la República, la Guerra Civil y la posguerra. La mayoría de estas novelas o ensayos suelen declinarse por un lado u otro, pero La lista de los catorce (Nacho Guirado; mr · ediciones, Madrid, 2009) es una obra que, vista desde el lado de un republicano de Guadalajara que se encuentra en un campo de trabajo asturiano en la época de posguerra, sitúa al lector en un lado imparcial a lo largo de toda la novela. El protagonista es Ignacio Blas Notario, abuelo del autor, Nacho Guirado, que perteneció al PSOE y fue presidente de la UGT en Yunquera de Henares (Guadalajara). Guirado a lo largo de la obra narra cómo su abuelo pasa por una mina asturiana, donde tiene que trabajar junto a otros presos como redención para que le quiten dos penas de muerte que tenía tras pasar por la cárcel en años anteriores, por ser militante socialista y republicano.

 

Visto así, parece que el odio hacia los sublevados se hará patente a lo largo de las más de 400 páginas que tiene el libro, pero la novela va mucho más allá de ideologías. Habla de amor, de compañerismo, del trato que se daban amigos pertenecientes a distintos bandos cuando comenzó la guerra, de traiciones… una lectura muy completa dividida en pequeños capítulos –la mayoría- que hacen más llevadero el tránsito hacia el final. Como el propio autor reconoce, la obra junta realidad y ficción, puesto que los hechos narrados pertenecen al recuerdo de su ya difunto abuelo, que se los contó al joven escritor cuando éste era pequeño. Un autor menos conocido que merece la pena descubrir a través de esta obra, que deja ver cómo vivía la gente normal, no la política como hacen muchos autores en sus obras sobre estos periodos, y que introduce al lector en los sentimientos del protagonista y en los de los secundarios. Existe un gran giro en la psicología de Ignacio según van avanzando los hechos, empezando por un gran odio a todo el que se signifique del lado de los sublevados, rechazando toda ayuda que le puedan ofrecer, sin ver si la persona que tiene delante es buena o mala.

 

Nacho Guirado (Oviedo, 1973) es fisioterapeuta y osteópata, compaginando esto con la escritura. Fue finalista del premio de novela corta ‘Cristóbal Zaragoza’ con su obra El beso que no di; fue segundo premio de novela corta Ciudad de Dueñas (Palencia) con Antes de las doce; en 2005 ganó el primer premio en el Certamen Internacional Alfonso Grosso de Sevilla con Retratos de familia, y por último, fue vencedor del premio de narrativa de la Diputación de Guadalajara por su novela No siempre ganan los buenos. También tiene dos novelas negras: Muérete en mis ojos y No llegaré vivo al viernes.

 

Rubén V.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: