El conflicto entre Israel y Palestina no acabó hace unas semanas

 

Somos un país al que le gusta la polémica. Piénsenlo. Cualquier tema con fuerza en el escaparate público puede haber salido de una polémica o causarla a posterior. Ejemplo más reciente,  el conflicto entre Israel y Palestina.

Movidos por la presión de la opinión pública, los medios de comunicación y los políticos, una parte de la sociedad acaba posicionándose en este conflicto hacia uno de los bandos, y sobre todo, especialmente en contra de la parte que apoya al bando contrario.

 

Si usted lector, tiene una idea apolítica, neutral y formada propiamente, bienvenido. Si es de izquierdas, apoya a ultranza al pueblo palestino o cree que Israel es el maligno personificado en la tierra como país que no tiene derecho a serlo, que sepa que no tiene ni idea. Si por el contrario, es de derechas o simplemente se siente identificado con el pueblo israelita y cree que lo que ha sufrido Palestina en la última ofensiva es lógico y merecido, basándolo en la existencia de los terroristas de Hamás, que sepa que tampoco se entera de nada. Dos grupos de desinformados, o de parcialmente informados.

 

Como en España nos encanta la polémica, pues que mejor que de un conflicto bélico que, ni nos va ni nos viene, saquemos un enfrentamiento entre nosotros. Los que apoyan a Hamás, los ‘progres’, se alterarán ante mi afirmación y replicarán que todos los conflictos bélicos del mundo nos afectan. Pero que enumere guerras en el mundo y además diga porqué han sucedido a quién apoya allí, etc. Además, la teoría de que estos últimos ataques los comenzó Israel, cierto, es una razón interesada y vista con un prisma muy cerrado.

 conflicto_consecuencias_todavia_perduran

Este conflicto que nació en 1948, y tiene precedentes necesarios de su conocimiento mucho antes, hace imposible a estas alturas medir quién, cómo y de que forma tiene más culpa en una historia sin razón y coherencia de la que además la sociedad internacional también tiene su aportación negativa. Con germen en la Primera Guerra Mundial, pasando por la Segunda y el Holocausto, las guerras por el Canal de Suez, la de los Seis Días,  las Intifadas y las resoluciones inservibles de la ONU, llegamos a una cifra superior a 50.000 muertos en total desde su comienzo.

 

Por tanto, que necesidad existe de posicionarse de un lado u otro, o ir en contra de lo que opine aquí el gobierno y la oposición sobre el tema.  Por ejemplo, antes de que existiera Hamás ya había guerra allí. ¿Cuánto sabemos de la situación como para decantarnos con seguridad? Pues ni más ni menos que lo que quieren los políticos y los medios. El ‘efecto guadiana’ tan habitual en los periódicos y televisiones, muestra como hace un mes los ataques de Israel y todo lo que lo rodeaba era el tema habitual en tertulias y editoriales, para posteriormente, y con el fin de los mismos (que no de la violencia en la zona), pasar sin pena ni gloria por los medios de comunicación, siendo ahora tema menor, la formación del gobierno en Israel, donde aquí no hay polémicas en nuestro país. Por lo tanto, menos discusiones entre nosotros por lo de fuera, que bastantes problemas tenemos con la crisis económica, y suficientes distracciones cebadas como los espionajes y las cacerías nos invaden cada día  para seguir embobándonos. Lo de Israel y Palestina ni San Obama puede arreglarlo (ojala me equivoque). Es un problema que desgraciadamente se resume en muertos y ataques, pero donde hay mucho más.

 

Jesús Ruiz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: