El curioso caso de David Beckham

En estas semanas de Goyas, Oscars, Globos de Oro, Baftas, etc. Nos es inevitable estar atentos a ese mágico mundo del cine. Pero siendo sincero poca unión inmediata existe entre la última película de David Fincher, El curioso caso de Benjamín Button, y el jugador ingles de fútbol David Beckham, como para unirlos directamente. Beckham, actualmente cedido por su club americano, los Ángeles Galaxy, al AC Milan, y ex jugador del Manchester United y del Real Madrid,  lo que si tiene y ha tenido siempre es ese halo cinematográfico a su alrededor como si cada vez que se hiciese una foto o pusiese un centro, sonase de fondo la sintonía de Movierecord, acompañando a sus poses.

 

 

1233760327_extras_noticia_foton_7_0button888Posiblemente la similitud más clara sea la que existe entre Brad Pitt, protagonista de la película, y el mismo Beckham, ambos iconos de la belleza masculina.

Pero sobre todo, lo que une esta historia con el inglés, es el concepto de la importancia del paso del tiempo en la vida, la incógnita de que será lo que nos deparará el futuro, y el valor de las ocasiones perdidas y de las que aprovechamos,  que la película aborda, y que durante la carrera deportiva de Beckham también existe, si se medita bien.

No es, que como el personaje de Benjamín Button que nace viejo y va siendo cada vez más joven, Beckham este ahora con 33 años en mejor forma que en su época en el Manchester o en el Madrid. Aunque como buen Adonis sigue o siguen cuidándole al dedillo todas las facciones de su cara para seguir siendo icono. Pero sí hay que reconocer que tras ver como esta siendo su estancia en Milán, es incuestionable que está para jugar en un club de gran nivel sin  problemas.

 

Nunca fue un jugador ‘crack’, con calidad, pero mantiene intacto lo que le hizo ser  un buen jugador: su forma física, su raza inglesa (igual a entrega) y una prodigiosa pierna derecha para centrar y disparar. Siempre fue eso, un buen jugador, pero su figura como ‘famoso’ y estampa publicitaria, le ha perjudicado. Se ha hablado demasiado de Bekcham durante su carrera, teniendo poca importancia esta misma. Es una pena que el Milan y los Galaxy no hayan llegado a un acuerdo para un traspaso definitivo que dejase al inglés jugando permanentemente en Italia. Beckham ha reconocido querer seguir con los ‘rossoneri’, pero en Marzo debe volver a Los Ángeles. Es triste ver como se basó sólo en lo monetario y se equivocó yéndose a jugar a Estados Unidos tras dejar el Real Madrid, pues sus características le hubiesen permitido seguir rindiendo a un nivel aceptable cuanto menos en un equipo importante de nuestro continente.

 

 

david-beckham-ac-milan-dubai-300x35088888Desaprovechó esa ocasión, pero si no es ahora, cuanto antes debería regresar a Inglaterra, Italia o España para seguir, sobre todo, yendo convocado con la selección inglesa, donde no sólo no sobra, si no de la que es un referente. La semana pasada, llegó con el partido amistoso disputado contra España en Sevilla, a ser el tercer jugador con más partidos con Inglaterra. Un dato más que importante. Nunca se sabe que puede pasar, pero imaginemos la alineación titular actual de dos de los equipos donde ha jugado (Manchester y Madrid) y el inglés podría ser titula en cualquiera, o al menos pelear por ello. Ha pasado el tiempo, pero poco o nada ha cambiado en Beckham, tanto para bien como para mal (que hay y mucho). Pero debo admitir que para un amante del fútbol, le duele ver como pasará a la memoria más por todo lo extradeportivo, que por ser un buen jugador. Quizás, no halla sabido seguir bien los pasos que el reloj de su carrera le marcaba y desaprovechó oportunidades envidiables, que eso si, en lo económico si ha sabido aprovechar. Pero ese reloj en algún momento comenzará a correr hacia delante de una forma fugaz, no sólo en lo futbolístico si no también afectándole a su ‘perfecta’ cara y cuerpo, como a todo ser humano. Y será una lastima. Aunque de Beckham y de los que le rodean uno se puede esperar cualquier cosa, lo mismo como Benjamín Button al final empieza a ser más joven, cosa que en madurez mental no parecería ser muy difícil. Lo dicho, una lastima, pero muy curioso caso el de este David Beckham.

 

 

Jesús Ruiz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: