Del ‘nuevo Kennedy’ a ‘otro Nixon’: Ramón Calderón

2007011634calderon_t8888888

 

Ramón Calderón dimitió (cesó dijo él) como presidente del Real Madrid Club de Fútbol el pasado viernes. El mandatario número 17 del conjunto blanco se vio superado por la presión periodista, social y quizá moral, del caso “Calderongate”.

 

 

Tras él deja dos años y medio de un mandato que nació viciado, en parte por su propia responsabilidad. En unas elecciones en las que todos hicieron trampas con el voto por correo, Calderón fue el más listo y decidió denunciar el funcionamiento electoral por correo, para lograr finalmente que la jueza Aparicio, lo considerase nulo, y por tanto sólo se recontase el voto presencial. Calderón ganó las elecciones con una pequeñísima participación y diferencia de votos con los demás candidatos. ¿Qué le aupó al trono merengue? Pues las promesas de fichajes como los de Kaká y Cesc, que nunca llegaron, y la de Robben que sí llegó, pero mucho más tarde. También sumó el ‘cromo’ del director deportivo, Pedja Mijatovic, emblema madridista gracias a su gol en la séptima, convertido en uno más de ese mercadeo de futbolistas, cifras, agentes y comisiones, del que parece que siempre se sospecha algo malo. Junto a él, Divac ‘el breve’, para el baloncesto, y gente de la casa de ambos deportes como Herreros, Martín o Michel para la organización de las diferentes parcelas. Y como entrenador del equipo de fútbol, Fabio Capello, con un pasado madridista reconocido y reconocible y un triunfador en cuanto a trofeos en este deporte.

 

 

Hasta aquí poco negativo o todo negativo. Todos los candidatos parecían ser más o menos iguales y traer más o menos lo mismo. En cuanto a éxitos deportivos el tiempo le dio la razón. Una ACB y una ULeb en basket y dos ligas consecutivas (hacia 20 años que no lo lograban) más una Supercopa de España. Supo renacer las dos secciones a las que Florentino Pérez había dejado muy tocadas con jugadores más cercanos al glamour y la fiesta, que al balón  y los goles, y que cobraban verdaderas bestialidades. Pese a importantes fichajes como el ‘masvaletardequenunca’ Robben, Higuain, Gago, Pepe, Van Nistelroy, Sneijder, etc. Y otros peores como Emerson, Drenthe, Marcelo, etc. La estabilidad del club estuvo siempre en duda, y la sombra alargada de Florentino Perez no dejó tranquilo nunca a Calderón.

 

 

El ‘nuevo Kennedy’, como le nombró el peculiar periodista Roberto Gómez, entre luces y sombras parecía hacerse un hueco en el firmamento de presidentes madridistas, cargado de inestabilidad, pero con un éxito palpable.

“Quiero agradecer a Nanín y Nacho…”, dijo la misma noche que ganaba las elecciones a la Casa Blanca. Nanín, Mariano Rodríguez de Barutell, un joven de 23 años por aquellos días, que en un documental, poco recordado que emitió Telecinco, se observaba como estaba muy cercano a la estafa del voto por correo, ayudando a Ramón Calderón en estas lindes. Incluso ambos testificaron en el juzgado entre rumores de no conocerse, de si conocerse, de ser Nanin el novio de su hija, etc. El material de Telecinco, realizado por métodos poco o nada éticos, lo que demostraba es que el presidente del Madrid estaba metido de lleno en aquella vergüenza de las elecciones. Fallido Watergate, sobre todo por que al final Ramón Calderón salió limpio y victorioso de aquella situación.

 

 

Después, Schuster, un impertinente no válido para comandar a un club que es el mejor del mundo, que creyó devolver al equipo aquello que Calderón quiso llamar el espíritu del Madrid, más la excelencia deportiva, cuando ambos no vieron que fue Fabio Capello, despedido por el presidente, el que realmente devolvió, con la ayuda de los Raul, Guti, Casillas o Salgado, aquél espíritu madridista, y no ni el alemán ni su jefe. Pilladas de Calderón en una universidad ‘rajando’ desde Casillas hasta Guti. Dimisiones en la Junta directiva, nombramientos de familiares de Calderón dentro del club, estatutos sin cambiar, asambleas convulsas, rumores sobre gastos personales con el dinero del club, Cristiano Ronaldo, Villa y Cazorla.

 

Y finalmente el “Calderóngate”. El Diario Marca, claramente con una posición opositora ante el presidente desde su llegada (excepto cuando les concedía entrevistas), al igual que la Cadena COPE o El Mundo. Parece resurgir de las cenizas a las que el director, y amigo de Pedro J. Ramírez, Eduardo Inda, le había sumido con portadas deprimentes e informaciones mucho más cercanas al sensacionalismo que a la información deportiva, destapa un puchezaro, al más estilo Washington Post, en la ultima asamblea del Real Madrid, máximo órgano de gobierno del club, en donde se colaron o les colaron, a invidiuos que no eran socios compromisarios del club, otros que no eran ni socios y otros incluso eran socios del Atlético de Madrid. Todos cercanos al tal Nanin, un viva la vida de 25 años, que vivía a costa del club de fútbol más importante de nuestro país rodeado de trampas. Y claro está, estos individuos votaban a favor todo lo propuesto por la Junta calderoniana, que por cierto estuvo apoyado en la Asamblea por los Ultrasur, que increpaban y atacaban a todo aquel que allí expresaba o mostraba su opinión diferente a la del presidente.

 

Calderón acaba admitiendo los hechos sacados por Marca, pero negando que él o su junta los conociese, en una intervención made in Hollywood deja al famoso Nanín despedido, y largando todo al día siguiente en Marca, y como único culpable según la versión del presidente. Las informaciones de los Bernstein y Woodward de Marca, Serrano y Gallardo, demuestran que Calderón si los conocía. Y su hermano y su hijo también. Bochornoso. Cuatro portadas de Marca una información veraz y bien explicada, dejaba con todo al aire (al mas estilo Laporta en los aeropuertos) al presidente del Real Madrid. Revuelo social. Por supuesto y como bien dijo Pedro J. Ramírez durante estos días, esto es algo más que fútbol. Mucho más. La imagen del Real Madrid fuera de España es referencia de nuestro país. Es el mayor club del mundo, el más laureado en España, y todo un símbolo deportivo y social que se está arrastrando por el barro. Calderón convertido en ‘otro Nixon’ más, al igual que el presidente americano en 1974 por el Watergate, se ve obligado a dimitir. Entre lagrimas, desmejorado, y claramente tocado, dijo no ser ni “un cobarde ni tener nada que esconder”, situaciones, que el mismo dijo dos días antes, por las que alguien dimite, en referencia a cuando lo hizo Florentino Perez, del que por cierto no se olvide Calderón que él era miembro de su junta. Las trampas se pagan, todo el que no actúa justamente si es pillado debe pagar por ello, y la dimisión es el daño menor para Calderón tras el daño que ha hecho él.

 

calde888dimiteY ahora, al igual que a Nixon le sucedió su vicepresidente Gerald Ford inmediatamente, aquí Vicente Boluda, el segundo de Calderón, se hace con el cargo pidiendo unión y anunciando elecciones en verano. ¿Y el madridismo que dice? Está por ver, pero es la opinión más importante. Veremos como reacciona el Bernabeu más adelante tras parecer anestesiado ante Osasuna, como funcionan los jugadores, como se suceden los rumores de Florentino y demás posibles candidatos, y esperemos por el bien de una sociedad tan importante, que esto realmente lleva  una paz social y modernización de un club de fútbol que es mucho más que eso. Como dijo Fernando Martin cuando se hizo con los mandos del club tras la marcha de Florentino, y al que como Boluda imité seguirá el esperpento: “Para hacer lo que hay que hacer, primero hay que saber lo que hay que hacer”. Y eso tiene un claro verbo, limpiar el club de lleno.

Pero a todo aquel que tiene alma periodística, le surgen aún dudas sobre todo esta trama. ¿Quién es aquí el garganta profunda que ha guiado a los periodistas a sacar toda la información sobre el escándalo de la Asamblea de socios? ¿Quién facilitó nombres, fotos e información a Marca para la investigación luego realizada¿ ¿Quién hay detrás de todo esto?. Quizás como al único y original garganta profunda, lo conozcamos 30 años después.

 

 

Jesús Ruiz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: