Top Chef, un reality que alimenta

Como ya citase mi compañero Rubén V. en su artículo, Sobre la TV, está claro que hemos vivido y seguimos viviendo aún (aunque gratamente parece llegar a su fin) en la televisión de los realities shows (programas de telerealidad que funcionan a modo de concurso mientras se observa la vida en directo de los concursantes que en el participan). Quizás, ya pasó el gran boom de los mismos, cuando todas las cadenas prácticamente tenían un reality o dos en la parrilla; que iban desde parejas concursando por una casa, a gente conviviendo en un autobús, famosos cocinando o individuos que probaban su fidelidad ante cebos del sexo opuesto.

 

Ahora mismo sobreviven aún el pionero Gran Hermano (del que ha comenzado hace un par de semanas su décima edición), su hermano musical Operación triunfo (O.T) y el sufridor Supervivientes. Los tres en la cadena líder de realities como es Telecinco, que además no se corta en ajustar el resto de sus programas de la cadena a análisis, resúmenes y refritos de los mismos.

Cuatro apuesta por su glamoroso Super Modelos o su O.T propio, Factor X, y además han surgido los realitys-casting (de los cuales sigo sin saber clasificar muy bien en categoría televisiva) como son Tu si que vales o Tienes Talento. Pero rozando la excentricidad también han creado últimamente Fama (reality de bailarines) o Circus (reality de artistas circenses).

 

Los realities no pasan desapercibidos. Hay verdaderos fans y seguidores igual que retractores. Son programas (o eran) que podían verse casi como estudios sociológicos y por supuesto también como meros creadores de morbo y audiencia.

 

EE.UU. cuna de los más variopintos modelos de estos concursos esta continuamente creando programas de telerealidad. Personalmente valoro los programas de este estilo siempre que las actividades que realicen los participantes tengan algo de productivo, y claro está un punto de personalidad especial en los concursantes, que siempre engancha.

 

Uno de los últimos programas que están llegando desde el otro lado del Atlántico es Top Chef. Este reality es un concurso entre cocineros profesionales (que están comenzando sus carreras en algún restaurante o que incluso ya tienen uno) que conviven en una apartamento  de New York, un ático en Chicago o en una casa de Los Ángeles (depende de la edición), donde todas las semanas tienen retos culinarios. El ganador del concurso consigue además del premio económico un montón de oportunidades para darse a conocer en las altas capas del mundo de la restauración de Estados Unidos.

 

El concurso se centra en la competición, dejando la convivencia en un muy segundo o tercer plano, siendo la base del programa los desafíos en la cocina. En cada programa se realizan dos retos; el primero que suele dar inmunidad al ganador, y que consiste en realizar en un breve espacio de tiempo de unos 5 minutos, un plato original con productos originales o situaciones adversas. (Como por ejemplo tener que hacer un plato serio, solo con productos de desayunos). Y posteriormente el reto eliminatorio (desde crear, idear y realizar un mini restaurante, cocinar en la playa, realizar el banquete para una gran boda, etc.), en grupos o en individual donde el perdedor, decidido por un jurado de expertos, cocineros y críticos gastronomitos, abandonará el programa. Las personalidades de los concursantes de lo más variopintas, desde puros profesionales de la cocina, a excéntricos jóvenes o cocineros ante su última posibilidad. Las pruebas sorprendentes; muchas de ellas para forzar al máximo la imaginación y la paciencia de los cocineros. El jurado; durísimo en sus dictámenes. Y de regalo una presentadora-crítica gastronomita encantada de lucir su estilizada planta y su variado armario.

 

Visto así a alguien le puede resultar aburrido si no te gusta un poco la gastronomía,  ni quieres ver platos increíbles, carreras por las cocinas, broncas y comentarios made in USA (por cierto, con un doblaje un tanto flojo), y sobre todo, un concurso-reality sobre comida.  Pero sí además de esto, quieres que sea emocionante sin caer en nada vulgar y aprender algunas cosas de cocina, Top Chef es tu programa.

 

Está ya en su cuarta edición, producido por la cadena Bravo, en España se puede ver a través de Canal Cocina (en plataformas de pago). Abajo un resumen de la primera edición (aunque solo de buenos momentos).

 

 

 

 

Jesús Ruiz

Anuncios
Comments
2 Responses to “Top Chef, un reality que alimenta”
  1. anonimo dice:

    “Quizás, ya pasó el gran boom de los mismos” Siento decir, para desgracia del mundo, que no sólo no paso el boom si no que ahora los que hay son casi peores. A laspruebas em remito… Pekin Express, aburrido a más no poder cuya una cosa buena es su presentadora (Paula Vazquez), Mujeres,hombres y viceversa, Enma García sentada en una escalera….sin comentarios, y que me decís del anunciado Granjeros???, pero el mundo s eha vuelto loco o que?.

  2. may dice:

    Pues a mi este reality me gusta mucho, bueno debe ser porque me encanta la cocina, además es entretenido y hay un tema “la comida” no como en todos los demás que es convivencia y poco mas, a favor dedo decir que los elimina gente especializada en cocina y no mensajitos de texto del público.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: