LA ESTUPIDEZ HUMANA (DE ALGUNOS) VUELVE AL FÚTBOL

El fin de semana pasado se vivió uno de los espectáculos más lamentables de la historia del fútbol. Los Boixos Nois, que gracias a Dios esta semana no han aparecido en el Barsa-Atlético de Madrid, alteraron un partido que acabó en polémica, tras un “no penalti” que acabó en gol de Messi y la posterior celebración azulgrana en el “fondo Boixo”. Cinco Boixos han sido detenidos. Pero, ¿qué fue lo que falló? Una gran cadena de errores, cometidos a mi parecer por todas las instancias involucradas, acabaron en esa dantesca imagen de una serie de seres vivos (no les llamaría yo personas) lanzando bengalas hacia una zona con espectadores del Espanyol. El primer grave error es ¿quién vendió esas entradas? El Espanyol echa la culpa al FC Barcelona, y Laporta, presidente del club culé, se lava las manos diciendo que él no les deja pasar al Camp Nou. El segundo error es el cometido por la Generalitat y/o por los Mossos de Escuadra, que les acompañaron hasta el campo a sabiendas de que portaban bengalas, ya que las iban lanzando ya por el trayecto. El tercer error llega a la hora de pasar al Estadio. El Espanyol es el encargado de que éstos entren, y no impidieron nada, ¿por consejo de los Mossos o por decisión propia? Ya dentro de Montjuic, los propios Mossos vigilaban a los Boixos Nois, no interviniendo (como se puede ver en imágenes) cuando éstos lanzaron bengalas, para evitar, según ellos, avalanchas que acabasen en algo peor.

 

¿Hasta cuando esta lacra va a continuar en los campos de fútbol? Bien es cierto que Laporta no les permite el acceso, que el Real Madrid hace años que cerró el “cuartito” de Ultrassur y ahora les tiene en una pecera en el Bernabeu, que el Atlético de Madrid tiene vigilada la parte del Frente Atlético…y así podría continuar. Pero parece que no es suficiente.

 

 

Tampoco la sorpresa es nueva, ya que en los últimos años ha habido estas escenas tan lamentables en diferentes estadios; aunque la gravedad no haya sido la misma, cualquier cosa que no sea ir al fútbol a disfrutar de un partido y apoyar a tu equipo de una manera razonable, este tipo de actuaciones son el lado más patético de este deporte. Aunque por suerte no hemos llegado, ni de lejos, a lo que ocurre en otros países, como Argentina o Brasil, donde ocurren hechos mucho más graves.

Recordando algunas situaciones vividas en campos de fútbol españoles y sus cercanías, nos encontramos con:

 

-15 de marzo de 1992: antiguo estadio del RCD Espanyol, Sarriá. Franco Vila lanza una bengala a un sector del público, causando la muerte de Guillermo Alfonso, de 12 años de edad. Vila fue condenado a 6 meses de cárcel, por imprudencia, y al RCD Espanyol a pagar 42 millones de pesetas como indemnización por no saber evitarlo. Además aquella sentencia recordaba otro hecho donde murió un espectador en el campo del Cádiz (Ramón de Carranza), también por una bengala, en 1985.

 

 

-8 de diciembre de 1998: Alrededores del Vicente Calderón. Jugaban partido de Copa de la UEFA el club colchonero y la Real Sociedad. Antes del mismo, Aitor Zabaleta era asesinado por Ricardo Guerra, condenado a 17 años de cárcel y a pagar 20 millones de pesetas a los padres de Zabaleta y 10 millones a su novia. Además, la Audiencia Provincial de Madrid ordenó también investigar a tres amigos de Guerra, por si estuvieran implicados. ¿Qué hizo Zabaleta? Aparte de acudir a ver a su equipo, nada.

 

-Temporadas 2000/01 y 2002/03: Santiago Bernabeu y Camp Nou. En el primero, un socio del Real Madrid arremete contra el portero del FC Barcelona en ese momento, Pepe Reina. El Madrid echó y denegó la entrada al Estadio a aquel socio. En el segundo caso, Figo, ex jugador azulgrana y en ese momento jugador madridista, estuvo a punto de ser alcanzado por diversos objetos como una cabeza de cochinillo, una botella de cristal, móviles o botellas de plástico (que visto lo visto, era el mejor de los casos). En partidos de este tipo es habitual el lanzamiento de objetos, y aunque es igualmente reprochable, no es lo mismo tirar bolas de papel albal que botellas de cristal.

 

-Octubre de 2002: Derbi sevillano en el Sánchez Pizjuan, estadio del Sevilla. Cuatro jóvenes golpean a un vigilante de seguridad. Uno incluso con una muleta que portaba. El vigilante de seguridad estuvo de baja 51 días, acabó con la nariz rota y precisó de ayuda psicológica.

 

-Temporada 2004/05: San Mamés. Partido liguero entre Athletic de Bilbao y Atlético de Madrid. Un petardo lanzado desde la grada impacta a pocos metros del portero y el defensa colchoneros Falcón y Molinero. En San Mamés, años más tarde, el portero del Real Madrid, Iker Casillas, recibiría también una gran lluvia de objetos, como una navaja o un teléfono móvil.

 

-Temporada 2005/06: En Mestalla y en el Vicente Calderón se dan dos nuevos hechos, ya muy conocidos. En Valencia, un linier es alcanzado por una moneda, ocasionándole una brecha en la ceja. En el Calderón se vivieron escenas más tristes. El ya famoso “partido del botellón”, Atlético de Madrid-Sevilla, acaba con una lluvia de objetos sobre el portero sevillista, Andrés Palop, que recibe el impacto de una lata de cerveza en la cara, y pudo ser alcanzado por una botella de whisky de la marca Ballantine´s, entre otras cosas.

 

Así se podría seguir haciendo una lista de incidencias, pero esta relación era para mostrar que en todos lados cuecen habas. En todos estos casos hubo alguna sanción para el club. Por último, hacer mención especial a un hecho insólito.

 

El Calcio (la liga italiana) también tiene una penitencia grande con los ultras, pero algo que difícilmente volverá a ocurrir fue lo que pasó en el Giuseppe Meazza, en Milán. El 6 de mayo de 2001, los hinchas radicales del Atalanta (que se enfrentaba al Inter de Milán) lanzaron, desde el segundo anfiteatro, una motocicleta contra la grada baja del Estadio, afortunadamente sin víctimas. ¿Cómo puedo llegar la motocicleta hasta ahí arriba? La federación italiana resolvió el caso cerrando el estadio por dos partidos.

 

Nada de esto debería volver a ocurrir en sitios donde uno va a ilusionarse, no a estar pendiente de si te agreden o te cae una bengala. Solo se requiere un poco de cordura y saber estar. Solo es fútbol.

 

Rubén V.

Anuncios
Comments
One Response to “LA ESTUPIDEZ HUMANA (DE ALGUNOS) VUELVE AL FÚTBOL”
  1. omar dice:

    muy buena la pagina, la que mas me ha gustado la de Figo…..>>>Ja Ja Ja vaya cabecita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: