Austria y Suiza 2008; una gran Eurocopa

 ¡Que gran espectáculo!

 

La Eurocopa de 2008 será recordada como aquella que hizo retornar el buen fútbol, la emoción y la pasión del fútbol tras unos torneos internacionales con menos nivel en los últimos años. Ya dejados atrás los cuartos y la fase de grupos (link). Las semifinales hicieron homenaje a varios valores esenciales en el fútbol: el buen juego, la fuerza, la emoción, la suerte,  la alegría y la tristeza. El buen juego que puso sobre el césped España ante Rusia, la fuerza de los turcos con un equipo mermado en lesiones y sanciones, luchando hasta el final. La emoción de ese mismo partido en el que Alemania acompañada de su “suerte” se llevo el partido en el minuto 87. La alegría, alemana y española, y la tristeza, rusa y turca. Austria y Suiza pasará a la historia como un gran espectáculo futbolístico; de los jugadores, entrenadores y por supuesto de las aficiones.

Y una final; donde España fue netamente superior a los alemanes que apoyados solo en su juego histórico de centros al área no pudieron hacer nada ante el mejor equipo de la Eurocopa 2008.

 

Turquía: El equipo de Fatih Terim ha demostrado durante el torneo dos cosas básicas en este deporte: la entrega y la fe.  No dio mala imagen en el primer encuentro contra Portugal donde perdió. Remontó en los últimos momentos partidos que tenía perdidos, contra Suiza y contra la República Checa. Y por supuesto la furia turca no dejó de aparecer en cuartos, cuando recibió un gol en el último minuto de la prorroga y en el añadido empató, ganando finalmente a Croacia en penaltis. Una selección joven, luchadora, quizás nos queda la duda de saber que pasaría si fuese en ciertos encuentros desde el principio a por el partido, y si Nihat no hubiese estado tan poco acompañado arriba. Y claro está las bajas. La plaga de lesiones y de sanciones le impidió a Turquía poder verse de igual a igual en las semifinales contra Alemania, y aún así supo dar ejemplo de entrega total no exenta de calidad, como en el segundo gol de Semith Senturk. En defensa fuertes (pese a las bajas), con Balta y Sabrí en gran forma. Y con un medio campo que aporta goles y arrancadas con Turan , Senturk, Tuncay, Altintop, y un fuerte Memeth Aurelio. Y por supuesto Nihat, que quizás no estuvo tan activo como en Villareal, pero que mostró la calidad y liderazgo que tiene.

La prensa turca los encumbró como héroes pese a la derrota, y es normal. Terim tiene una generación de futbolistas que si sigue trabajando él podría volver a repetir una muy buena imagen en el próximo campeonato.

 

Rusia: Ha sido la gran sorpresa del torneo. Una más a sumar a la carrera de Guss Hiddink  (tras Corea y Australia). Un equipo agradable para los aficionados. Pese a empezar mal y acabar peor contra España en ambas. Fue aumentando su nivel partido tras partido, siempre con una mentalidad de buen juego muy clara y con la aportación de la sensación del torneo Andrei Arshavin. Un jugador rápido, diferente, con claras “influencias” en movimientos de Romario o Kun Agüero, con mucha técnica y que tiene pinta que pese a darse a conocer en Europa en este Euro ya con 28 años, puede ir a un grande. Pero en general un equipo muy bien trabajado, sobre todo en ayudas y en ataque. Valiente, siempre buscando al rival y queriendo jugar a la pelota. Su único pero su floja defensa, pese atener centrales y laterales buenos en lo individual, son muy flojos en el colectivo. Quizás con una buena defensa y gracias a que su físico estaba en óptima forma, ya que la temporada rusa acaba de comenzar, podrían a ver llegado aún más lejos, pero la semifinal es un grandísimo éxito para este gran equipo.

Se pueden destacar a muchos jugadores. Atrás: el central Kolodin, por su fuerte disparo y el lateral Zhirkov, el mejor en su posición del torneo. En el medio: la pareja Senshov y Semak ,dos medios que se comprometan muy bien y trabajan ambos arriba y abajo. Y arriba: Además del gran Arshavin, el aún más grande, por lo alto, Pavlyuchenko. Un delantero centro que no solo aporta su 1,88 cm. de altura y su fuerza física, si no calidad al bajar el balón, en el control y el tiro.

 

Alemania: De menos a más, pero sin rozar (excepto en el partido de cuartos contra Portugal) ni el buen juego ni esa gran fuerza alemana que parecen que tienen inyectada en los genes. Pero les bastó una pizca de ella para con fuerza y mucho acierto goleador llegar a la final. Los partidos de la primera fase dejaron una mala imagen de los alemanes, con un pobre juego apoyado solo en el oportunismo de sus delanteros y en la buena forma de Lukas Podolski. Con Polonia y Austria sufrieron para ganar a dos equipos muy inferiores a ellos, acabando los partidos muy atrás defendiendo prácticamente todo el equipo. Recibió una lección de fútbol de Croacia que le ganó. Y cuando parecía que Portugal no tendría problemas para eliminarles, salieron con una motivación extra, siendo su capitán Michael Ballack claro ejemplo de ello, un buen jugador, que no un crack mundial, se envalentona y se echa el equipo a la espalda con más corazón que juego (y fallos clamorosos del rival), pese a que el gol de Bastian Schweinsteiger fue una obra de arte. La semifinal contra Turquía mostró un poco de lo que posteriormente sería la final contra España. La diferencia es que los turcos llegaban plagados de bajas, jugando casi con un equipo “B” y sobre todo, que el portero turco, ex del Barcelona, Rustu, regalo un gol a los alemanes.  Pero Alemania aportó poco. Más que nada esa cualidad innata que es la de agitar al equipo y que caigan goles casi sin querer. Una lista de fallos defensivos (que se resumieron en dos goles, ambos con la estimable ayuda de los fallos del portero Lehman, y que podrían haber sido muchos más) y de poca dominación del juego y finalmente una jugada maravillosa del lateral, Lahm, que puso un 3-2 a favor de Alemania casi injusto.

Un equipo muy previsible con solo dos jugadores diferentes al resto; Lukas Podolski (que se borró en la final) y Bastian Schweinsteiger (que al principio no contaba de titular para Low). Sumándole el oportunismo de Klose, más el buen disparo y el mando de Ballack y las subidas de Lahm queda un equipo previsible, donde con mucha concentración se le puede anular. Notó durante el torneo el bajo nivel de Frings, el pulmón del equipo, y el bajo nivel de Mario Gómez que venía como jugador estrella para el torneo. Especialmente mal Lehman, no se puede entender como si se sabe que los dos suplentes, Enke o Adler, son mejores que el ex portero del Arsenal, se permite que una selección que opta al título cuente con un portero tan inseguro. Además Joachim Low llevará siempre la cruz de no haber citado a otros porteros en mejor nivel, ya que Lehman no ha sido ni titular en el Arsenal, donde el español Almunia le arrebato la titularidad, contando con que el maestro Wenger pocas veces se equivoca.

Y también especialmente mal los dos centrales, Metzelder y Mertesacker, no fueron seguros ni por arriba como se les presupone ni por abajo, estando lentos e imprecisos. Por lo que mal ,muy mal su técnico, Low que no supo en ningún momento dar con el equipo perfecto, ni aportar nada interesante en el juego y que llegó a la final gracias a llamarse Alemania.

 

Jesús Ruiz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: