MOTIVOS DE UN SENTIMIENTO

(Carta de un atlético, de nuevo en la Champions)

A priori podía parecer un fin de semana cualquiera, y podía  haberlo sido de no ser atlético. Penúltima jornada de liga con todo aún por decidir. El tiempo auguraba malos presagios, lluvias, tormentas y ganas de celebración, mala combinación para los colores rojiblancos. A pesar de todo, las esperanzas de hacer historia resurgían con más fuerza que nunca y por una vez la suerte se aliaría con nosotros. El cielo comenzó a despejarse dando paso al sol más radiante de la semana, las gargantas comenzaban a preparar los cánticos, y todo estaba listo para ir un día más al campo, bocadillo y pipas como manda la tradición, bufanda, camiseta y prendas varias según los gustos. Pero contábamos con un compañero más, los nervios, esos nervios que los atléticos llevamos siempre dentro pero que nunca se nos notan. Esta vez no eran unos nervios cualquiera, esta vez se dejaban notar y con razón, se podía hacer historia, se podía entrar en Champions. Y digo historia para aquellos que no mantenemos el partido contra el Ajax en la retina o que recordamos de lejos el doblete, para esos que fuimos atléticos en el infierno, para nosotros podía ser un día grande. El objetivo claro, ganar al Depor, equipo que llegaba a nuestra casa siendo el mejor de la segunda vuelta, un hueso duro de roer.

 

Los ánimos se palpaban desde la otra orilla del manzanares y en el campo… ¡qué fiesta!, innumerables gargantas cantaban el himno (de nuestros sueños) desde el calentamiento.

Comienza el partido con uno más, somos doce y más fuertes que nunca. Sin embargo, la situación no se presenta de inicio como nos hubiera gustado. Buen juego con pocas llegadas y sin forma de clavar el balón en la red. Los inseparables nervios comienzan de nuevo a aflorar, las pipas resultan escasas para amainar el temporal. Quizá en otro momento los ánimos hubieran decaído, pero estábamos más vivos que nunca y así como no podía ser de otra manera el equipo cumplió. Kun, Maxi y Forlán encauzaron una buena triangulación que el Uruguayo culminó con un gol. Un gol que aseguraba la cuarta plaza, estábamos en Champions once años después. Descanso en el Manzanares, quedaban 45 minutos para hacer historia.

 

La segunda parte no se presentó más tranquila. Para no perder la tradición tocaba sufrir, y de que manera. El tiempo corría y el sueño se rozaba y con el pitido final se alcanzó. El Atleti volvía a codearse con los grandes. Ahora sí podía comenzar la fiesta. Nadie se movía de la grada, los jugadores se abrazaban y aplaudían en el césped, y mientras el himno de la Champions sonaba de fondo apenas escuchado por las voces que habían llevado al equipo a la victoria. Por fin la emoción hacía frágiles las gargantas y hacía del himno un canto tembloroso y emocionado.

Ya en la calle seguían los cánticos, las bocinas sonaban y las bufandas hondeaban en las ventanas. Y eso sin haber ganado nada, ¿qué pasará el día que lo hagamos?.

 

Todavía sigue una pregunta en el aire que aún hoy nadie ha sabido contestar, ¿papá por qué somos del Atleti?, en días como estos sobran las palabras. Para los que las necesiten, les diré que no son atléticos. Ser atlético es un sentimiento, es apoyar al equipo en el infierno, en la tierra y en el cielo. Es celebrar una entrada en la Champions como si la hubiéramos ganado, ver un descenso como la oportunidad de apoyar más aún los colores, es la sensación de disfrutar con el fútbol y con cada tarde en el Calderón, es perder con el Betis y ganar por goleada en un partido de infarto al Barça, es…. Que os puede decir un atlético. Atreveros a vivir un partido en el Manzanares y dejaros llevar por la que es considerada la mejor afición del mundo. Será entonces cuando descubráis un verdadero sentimiento futbolístico.

 

Por fin  y después de mucho esfuerzo Neptuno utilizó su poder para calmar las aguas y llevarnos a la liga de campeones. Ojalá consiga que nuestros andares por ella sean como una brisa ligera para nosotros y una tormenta para nuestros rivales. Ojalá celebremos con él, la vuelta al sitio del nunca debimos salir.

 

 

INDI

 

Anuncios
Comments
2 Responses to “MOTIVOS DE UN SENTIMIENTO”
  1. rojiblanco dice:

    Y ahora a ganar en Oporto!!!! Atleti, atleti!!!

  2. rojiblanco dice:

    Otro año más en Champions. Un año más hubo tormenta, hoy sí que llovió. Pero también llovieron goles del Atleti!!. Y como no, Forlán, otra vez volvió a marcar. Enhorabuena Uruguayo!!! La bota de oro es tuya!!!
    Aupa Atleti!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: