“DESPIERTO” O DE CÓMO SE VIVE LA ANGUSTIA EN UNA MESA DE OPERACIONES

De vez en cuando al cine americano le da por hacer alguna película buena y no darle publicidad. Este es el caso de “Despierto”, una película de Joby Harold, un director nuevo en esto de la dirección “Hollywoodense”. Su protagonista, Hayden Christensen, vive una situación angustiosa en la camilla de un hospital mientras le realizan un transplante de corazón. ¿Qué pasaría si la anestesia cumple su función a medias y el paciente es consciente en todo momento de la operación pero sin poder moverse?

 Este es el eje central de “Despierto” y a partir de aquí se descubre una trama que nadie espera. Porque esto es lo que ofrece la película: intriga, dobles personalidades y angustia, sobre todo angustia en varias escenas de la película. Lo que ocurre no es un caso aislado y se dice al principio de la película. De todas las personas que se someten a operaciones al cabo del año, muchas de ellas sienten lo que se conoce como “percepción intraoperatoria”, es decir, mantenerse despierto pero sin poder moverse durante una operación. El paciente es consciente de las conversaciones de los médicos y, sobre todo, del dolor. Es verdad que las estadísticas hablan que sólo afecta del 0,1% al 0,2% de todos los pacientes, pero este film cuenta lo que se siente añadiéndole, eso sí, una trama interesante.

            El ritmo de la película es lento en ciertas escenas y le cuesta arrancar, pero en otras todo transcurre como debería ser y a tiempo de que el espectador no desconecte de la trama.

 

 Hayden Christensen

 

Hayden Christensen se mueve en la película “como Pedro por su casa”. Se le ve a gusto y sin miedo a la hora de enfrentarse con lo que se le viene encima. El papel de Jessica Alba no es que sea maravilloso, pero hay que decir que la chica lo hace bien y que aporta, con su cara, dulzura a su papel.

En definitiva no es un peliculón que merezca ser llevado a los Oscar, pero es digna de verla y comprobar que el cine americano todavía tiene algo interesante que contarnos.  

 LO MEJOR: La angustia que se experimenta al empezar la operación.

 LO PEOR: Haber descubierto, viendo esta película, que hay veces que no te duermes con la anestesia.

 

 

            Rocío Campos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: