Que aburrido el debate.

zaptero-rajoy-saludan-inicio-debate.jpg

Un debate presidencial, debe entenderse antes que nada como un espectáculo televisivo. Por algo la gente acude en masa a ver estos programas, no porque se vaya a decir nada nuevo, porque las ofertas políticas están más que claras y expuestas, sino porque a todos nos gusta y nos hace falta ver de vez en cuando un mano a mano en horario estelar.

 Desafortunadamente, quizá por la inexperiencia de Rajoy y Zapatero en este tipo de eventos (muy diferentes del cotidiano debate legislativo), ninguno se lo preparó tomando en cuenta el potencial mediático que este evento puede tener en unas elecciones. En fin, ninguno pareció saber realmente de que va un debate en la televisión, por eso a muchos nos terminó por aburrir.Los debates de este tipo, tienen por norma general tres objetivos:

1-     Levantar las pasiones y los ánimos de tus seguidores,

2-     Disminuir la capacidad de movilización del contrario y hacerle entender que puede perder; y sobretodo…

3-     Debes tener tanto carisma y seguridad en lo que expresas, que aquella masa que esta indecisa que no sabe por quién votar, se decante por ti. Ni Rajoy, ni Zapatero lo interpretaron de esta forma.

Los dos se apegaron a la aburrida estrategia “mi verdad es mejor que la suya, y aquí tengo un papel que lo dice y lo que usted dice es mentira porque tengo un papel que lo demuestra”. 

Por otra parte, los dos candidatos iban exageradamente asesorados; tanto que ya no parecían ser ni ellos mismos. Tantas horas de preparación, de ensayos y de ver grabaciones de antiguos debates de otros países, les creó a los dos un miedo tan grande a equivocarse que les quitó el ánimo de lucirse. Sus discursos parecían traídos en tupperware, sus intervenciones fueron acartonadas, sosas y maquilladas, y por momentos tampoco lucían muy seguros de lo que decían.Rajoy, mejor en las formas, vio las consecuencias de seguir con un discurso de exagerado fatalismo que durante los pasados cuatro años, no ha parecido aportarle simpatías entre los indecisos y los votantes que no se alinean a ningún partido. Una política de oposición tiene que ser crítica siempre, si.

Pero también debe aportar nuevas ideas y nuevos programas. El líder del Partido Popular ha pecado y sigue pecando de catastrofista y no ha terminado de sintetizar una política renovadora. Por eso, no importa lo bien que se exprese y lo solvente que se vea frente a Zapatero, nunca ha sido capaz de asumir los errores que cometió su partido en el pasado y no es capaz de aportar nada nuevo siendo oposición. Rajoy es sencillamente un tipo que no tiene nada nuevo que decir (por cierto, lo de la fulana niña esa es una copia de Al Gore cuando debatió contra Bush en el 2000)

Zapatero tiene menos presencia, y su manera de expresarse pareciera reflejar cierto grado de temor y nerviosismo. Sin embargo, su discurso conciliador, la capacidad que siempre ha tenido de reconocer sus propios errores y mostrar intención de enmendarlos y por sobre todo, su aparente y probada disposición a negociar con cualquier sector (incluso los más radicales), cae mejor entre el electorado. Por eso, aunque sea terrible debatiendo, la gente le ha dado como ganador en los dos debates.A pesar de lo aburrido de este debate, creo que es preferible que se sigan haciendo de manera continuada.

Quizá la costumbre de hacerlo cada cuatro años, lo convierta en un evento cotidiano y así las ideas de los candidatos se expresen con mayor soltura y carisma. También espero que candidatos y asesores entiendan que se puede hacer un debate desde una perspectiva propia y no tratar de copiarse de las experiencias norteamericanas, francesas y alemanas.Ya para despedirme, creo que nuevamente, la única ganadora de la noche fue Mamen Mendizábal, presentadora del debate en La Sexta. Su estilo, seguridad, talento, belleza me atraen tanto, que fui capaz de esperarme hasta el final del debate, solo para volver a verla en pantalla. No sé ustedes, pero yo creo que el Príncipe Felipe se equivoco de telediario al escoger a Letizia. Y si todavía existiera el programa “Sorpresa, Sorpresa” le pediría a algún amigo que escribiera una carta para poder conocerla. ¡Que viva Mamen! 

Gilbert 

Anuncios
Comments
2 Responses to “Que aburrido el debate.”
  1. 88 dice:

    Habría que discutir sobre lo que significa mantener las formas. Si interrumpir en un debate, se considera faltar a las formas, adelante, porque desde luego lo que no se puede admitir es que cada uno dé su discurso sin atender a un dialogo entre ambos.

  2. LNL dice:

    Para mi en el segundo debate, zapatero mejoro mucho en las formas, y rajoy empeoro,pues le igualo en interrupciones, pese a ello, creo que zp fue mejor en las formas que en el mensaje, ya que es el mismo de los 4 años, talante,paz,convivencia,etc

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: