UN DEBATE SIN NADA NUEVO

 –NACIONAL–

El pasado lunes se celebró el primer debate entre el actual presidente del Gobierno en funciones, y candidato a la reelección, José Luis Rodríguez Zapatero, y el candidato popular, Mariano Rajoy.

00000309181.jpg

La primera pregunta que uno se hace antes del debate es si las intervenciones de los candidatos harán cambiar el voto de un gran número de personas, a lo que mi respuesta es que no. No, porque si alguien tiene su voto decidido, es muy complicado que haga un cambio tan radical. De hecho, creo que lo que sí podría ocurrir sería que no votase, o votase en blanco.

No obstante, Rajoy perdió él solo, en el debate, muchas posibilidades, al estar muy nervioso ante la cámara y mostrarse repetitivo en los temas que trató. Poco más hizo Zapatero, que salió a la defensiva, algo lógico puesto que era Rajoy el que iba marcando el tema que trataban.

No contestó, por llevar muy apretado su discurso, a algunos temas ya muy manidos, pero dejó un par de veces con la palabra en la boca a Rajoy, cuando, aprovechando su último turno en los bloques, le enseñó a Rajoy un gráfico con el crecimiento del número de efectivos policiales, a lo que el presidente de los populares contestó “me da igual”, o cuando, en el bloque de economía, Zapatero le recordó que le retó, al principio de la legislatura, a crecer al 3 por 100 y crear 2 millones de empleos, y su gobierno hizo, finalmente, que España creciese al 3,7 por 100, y crease 3 millones de empleo.

El debate tuvo aspectos que rozaron lo cómico cuando Zapatero mostró un expediente de regularización de un inmigrante hecho con un “bonobús” (se refería a un abono transporte) en la época de gobierno popular, a lo que Rajoy, en tono jocoso, respondió “¿bonobús?¿Qué es eso?”, o cuando Rajoy, en sus minutos finales, puso como ejemplo de la España que quería a una niña que vivía con su padre y con su madre feliz en un hogar.

La peor nota la dio también el candidato popular cuando le dijo a Zapatero que él había “agredido a las víctimas del terrorismo”, a lo que el presidente en funciones contestó que “eso es mentira”, y le exigió una rectificación, que no llegó. Es más, se convirtió en una ratificación.

Esta última afirmación trajo consigo en los días venideros una condena de diversos colectivos de víctimas del terrorismo, por supuesto no de la AVT, como recogió el diario Público en su edición del pasado miércoles.

El resto del debate fue más de lo mismo. Los discursos de los últimos 4 años: Irak, 11-M, la familia, la educación…así que no entraron en nada nuevo.Una vez visto de qué hablaron, se puede volver a contestar que no interfiere este debate para nada, o casi nada, en el posible cambio de voto de un partido a otro. Y nos espera aun el debate del lunes, en el que lo principal que espera la audiencia son propuestas por parte de los candidatos. Así que esperen sentados… 

Rubén V.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: